Mark Ronson: el productor del momento (y del futuro)

Publicado por Francisco Franetovic

Archivo: 271 artículos

mark-ronson.jpg

En el mundo de hoy los productores son una institución y muchas veces terminan desplazando a sus propios clientes. Del anonimato pasaron a las alfombras rojas y el P.I.M.P. Están Timbaland, Jay-Z, Dr. Dre, RZA, Pharrell Williams (y The Neptunes) y un millón más. Detrás de ellos aparece Mark Ronson, un inglés que ha vivido la mayor parte de su vida en Estados Unidos y entre sus pergaminos aparece el ser responsable de dos de los fenómenos pop femeninos más importantes del último tiempo: Lily Allen y Amy Winehouse.

Un tipo puede cantar como el culo, pero si el productor es bueno, el éxito está a la vuelta de la esquina. O puede ser que en realidad sea un buen cantante que, junto a un buen productor -o al menos reconocido como tal-, probablemente con un par de singles se transforme en una estrella del pop. Da lo mismo. A nadie le extrañaría que se promocionara a Fulano como «el nuevo pupilo de Timbaland». Justin Timberlake pasó de ser el niñito afeminado de una boyband al blanco más nigga y taquillero de occidente. Millones de por medio. Producir hoy es glamour y dinero. Mucho dinero.

Mark Ronson aún no logra los millones ni las chicas que han tenido Timbaland o Jay-Z. Es blanco, descendiente de judíos Askenazí e hijastro de Mick Jones (de Foreigner, no el de The Clash). Junto a él, su madre, su familia y su batería (su primer instrumento) se mudaron a Nueva York. Era 1983, tenía ocho años, por lo que llegó después de toda la movida Nueva York encabezada por Ramones, Television, New York Dolls y Patti Smith. A cambio, creció con Hip-Hop de la costa este.

Se puede decir que por sus venas corre hip-hop por herencia de EE.UU y rock británico por los viajes que realizaba a Inglaterra para ver a su padre. Con esas influencias intentó formar varias bandas pero nunca logró llegar más allá de los ensayos. Y como en solitario todo le resultaba más fácil empezó a discjockear en fiestas pequeñas. En 1993 su nombre -y su ecléctico gusto para mezclar- ya era reconocido en los clubes neoyorkinos. Tan así que llegó a animar fiestas para Tommy Hilfiger y viajó a Milán para musicalizar eventos Gucci.

De DJ a productor

Su primer gran paso como productor lo dio con Dutty Rock, de Sean Paul, el 2002. Poco menos de un año después editó su primer disco: Here Comes the Fuzz (Elektra, 2003). En él colaboraba gente para todos los gustos. Desde Ghostface Killah a Rivers Cuomo (de Weezer), pasando por Q-Tip (de A Tribe Called Quest), Nate Dogg, Saigon, Sean Paul, Mos Def y Jack White. Un cocktail de melodías, estilos y críticas. Con todo, el disco prácticamente pasó desapercibido.

El mismo año participó en la producción de The Trouble With Being Myself, tercer disco de Macy Gray (con Beck como invitado en ‘It Ain’t the Money’). Sin embargo, su salto definitivo a la fama no fue hasta 2006 cuando, en julio, Lily Allen lanzaba su disco debut y pasaba de ser una artista myspace a superventas. En Alright Still, Ronson fue uno de los productores y aportó sintentizadores, percusiones, arreglos, harpa y beats. Paralelamente, produjo el disco que revivió a Christina Aguilera: Back To Basics. Las mujeres eran claramente lo suyo.

Entonces aparecía Robbie Williams -rompiendo la regla- y lo reclutaba para grabar Rudebox (2006, Chrysalis). Los singles ‘Lovelight’ y ‘Bongo Bong / Je Ne T’Aime Plus’ (cover de dos canciones de Manu Chao) fueron fruto de su trabajo. Con Allen, en tanto, ‘Littlest Things’ no repetiría el éxito de ‘Smile’ y ‘LDN’, números 1 y 6 en los charts británicos, respectivamente.

mark-amy.jpg

El Factor Winehouse

Antes de que terminara el año, Ronson se unió al hasta ese entonces dúo conformado por Amy Winehouse (en la foto de arriba) y Salaam Remi. Ambos habían grabado Frank (2003, Island), disco que había expandido por toda la isla un nuevo secreto a voces: Winehouse era la mejor nueva voz de Inglaterra.

Se puede decir que gracias a Ronson esa promesa se transformó en realidad con Back To Black(2006, Island), el segundo disco de Amy Winehouse, que, a pesar de ser lanzado en el UK el 2006, aparece en todos los rankings de fin de año de 2007. La razón es simple: fue lanzado en USA el 13 de marzo recién pasado y, de hecho, en Inglaterra hizo lo propio recién el 30 de Octubre de 2006.

En Back To Black, Ronson tiene un rol protagónico en prácticamente todas las canciones. Ni hablar de los singles: ‘Rehab’, ‘You Know I’m No Good’ y ‘Back to Black’ son de su responsabilidad. Nadie cuestiona que juntos son dinamita. Y de la que renta: están nominados a los Grammy 2007 como Álbum del Año (Back To Black), Canción del Año (‘Rehab’), Mejor Artista Nuevo (Amy), Mejor Performance Vocal Femenina Pop (‘Rehab’), Mejor Álbum Vocal Pop (Amy). En tanto que con Alright Still, de Lily Allen, están nominados como Mejor Disco Alternativo – la lista completa está acá.

Con todos esos pergaminos no es difícil aventurar que Mark Ronson será un productor de aquellos que todo lo que tocan lo transforman en oro. Libras y U.S.A dollars.

Una Version del Futuro

Su disco solista de este año no hace más que confirmarnos que la cosa va en serio. Version está compuesto básicamente por doce covers y tres pistas intermedias. La selección y los encargados de poner las voces son un lujo. Su primer single, ‘Stop Me If You Think You’ve Heard This One Before‘ ( o solo ‘Stop Me’), original de The Smiths, alcanzó el segundo lugar en los charts británicos. Canta Daniel Merriweather e incluso fue aprobada por Johnny Marr y Morrissey. Según Ronson…

Version mantiene el eclecticismo que lo ha caracterizado toda su carrera (cosa de mirar la lista de sus discos favoritos de 2007 que apareció en Paste). Hay cosas nuevas como ‘God Put a Smile Upon Your Face’ (de Coldplay, con Daptone Horns), ‘Oh My God’ (de Kaiser Chiefs, con Lily Allen),’Valerie’ (de The Zutons, con la voz de Amy Winehouse), ‘Apply Some Pressure’ (de Maximo Park, con ellos mismos colaborando), ‘L.S.F.’ (de y con Kasabian), ‘Amy’ (de Ryan Adams) y ‘Pistol of Fire’ (de los Kings of Leon) como bonus track. También encontramos 70’s (en ‘Pretty Green’ de The Jam), 90’s (en ‘The Only One I Know’, de The Charlatans, junto a Robbie Williams y ‘Just’, de Radiohead, junto a Phantom Planet – los de la canción de The O.C) e incluso de Britney Spears (‘Toxic’). Y no es de extrañar. Ya la han versionado -a Britney- Travis y Hard-Fi.

Tan bien le ha ido a Version que Ronson participó en la promoción de Dylan, un disco triple recopilatorio de la carrera de Bob Dylan (que, para alegría de muchos, estará visitando tierras chilenas el próximo año) con un remix de ‘Most Likely You Go Your Way (And I’ll Go Mine)’ (original del disco Blonde on Blonde, de 1966). Pueden ver el video ahora mismo (click acá) :

[youtube]oCeKkJlMJDQ[/youtube]

¿Que dirán ahora los que criticaron a Dylan por agarrar una guitarra eléctrica? (los que estén vivos) ¿Que dicen ustedes?

Por mientras, Mark Ronson ya creó su propio sello (Allido Records) y trabaja con Domino (que según él es «la mejor banda dubby indie con voz femenina»), los raperos Rhymefest y Wale, y el mismo Daniel Merriweather (voz de ‘Stop Me’). ¿Será una emífera (como decía Zamorano) etapa de fama o estamos frente a un nuevo maestro de las perillas?

Que corran las apuestas (y los comentarios).

Links: Mark Ronson.net | Mark Ronson.co.uk | Mark Ronson Myspace | Allido Records (myspace) | Vean sus videos

Comentarios publicados en "Mark Ronson: el productor del momento (y del futuro)"

¡Deja el tuyo!