La crisis y la industria musical: el pan está duro

Publicado por Camilo Salas

Archivo: 1299 artículos

Diego Sepulveda es el hombre tras Cazador Records, sello que editó dos de los mejores discos del año pasado: el primer LP de Los Mil Jinetes y el segundo disco de Fother Muckers. Desde esta tribuna digital, Diego hace una revisión histórica de la gran depresión que vive la industria discográfica, una que no supo reinventarse, que difícilmente podrá sobrevivir la crisis actual y donde es muy probable que personas como él sean los líderes del futuro. Una columna desde la trinchera cibernética del mundo musical contemporáneo.

Por Diego Sepulveda

“El pan está duro”. Eso es lo que pienso al oír sobre la industria musical.

Cuando algunas veces me levanto en horario A.M. y efectivamente muevo los pies para comprar un par de marraquetas (porque es el único pan medianamente comestible de esta ciudad), pienso que un pan duro no tiene nada que ofrecer, tal como la industria musical nos bombardea con miles de aderezos para algo que ya está recalentado. Esa es su manera de lidiar con la mal llamada “Crisis”. ¿Qué es esta crisis? ¿Desde cuando la estamos viviendo? ¿Tuvo Napster, como quiso Metallica que así fuera, la verdadera culpa de la situación en la que nos encontramos ahora?

Déjenme decirles lo que pienso.

Es 1999 y gran parte de Chile está embelesado con Internet. Los resultados de la PAA se filtran días antes de su versión oficial, la mayoría de nosotros estamos conectados a la “red de redes” por teléfono y la frase que más digo es “no levanten el auricular po!”. Napster y sus sucedáneos, antes de Kazaa o el más avanzado Soulseek, nos invitan a mirar la barrita de descarga que demora 30 minutos para una canción de 5. Pero no somos tan nerds y tenemos IRC (¿o sí lo somos?) y chateamos mientras la música se descarga. Ha llegado el multitasking. Con mesura, eso sí, no abrir más de tres programas al mismo tiempo, sino todo se complica. La industria musical en ese tiempo no parecía prever con mucho cuidado el desarrollo que tan sólo unos años más tarde tendría Internet. Ese año se vendieron millones de discos de las distintas Boy Bands y de los clones de Britney, la mayoría con una calidad vocal mucho mejor que ella, pero no con el aparataje industrial que nuestra desquiciada favorita posee.

Lo de Metallica contra Napster parece ser la primera muestra de lo que yo creo que derivó en la “crisis”. Pero no nos confundamos, esto no es por Napster, podría haber sido cualquier otra cosa, podría haber sido un sitio que compartía fotografías de Marilyn Monroe, de los Beatles, o quien sea. No olvidemos que esos contenidos también poseen derechos de autor.

Para quienes nos mantuvimos despiertos en una o dos clases de periodismo en primer año, no importa la universidad, sabemos que siempre en toda empresa en la que uno participa existen “Fortalezas”, “Oportunidades”, “Debilidades” y “Amenazas”, es lo que comúnmente los “intelectuales del periodismo” llaman “FODA”. Pues bien, desde un primer momento los grandes conglomerados musicales no se preocuparon de ver a Internet como una “oportunidad”, sino más bien como una “amenaza”, quienes lo vieron como una oportunidad fueron las miles y luego millones de personas que lograron decir “Oye Sony (u otro), no te necesito, no necesito que me digas que oír, ni que me obligues a comprar a un precio excesivo el disco que me gusta”. La política democrática de Internet (pues creo fehacientemente que eso es, democracia) nos otorgó la facultad de decir “Está caro, mejor me lo bajo” o “No me gusta nada de lo que escucho, ¿Qué tal si grabo mis canciones con este demo de edición de sonido?” y luego “¿Qué tal si las publico? En mi sitio web de geocities o en un punto TK, gratis, en MP3”. Y así hasta las opciones que se presentan hoy en día, Myspace, Reverbnation, LAST.FM, etc.

En todo ese proceso, años más que suficientes, la industria musical siendo una de las más poderosas a mi juicio, más que el cine mismo, sencillamente porque la música está en todas partes: en la micro, en el supermercado, en el ascensor, en tu casa, en las fiestas, en las películas, en todas, todas partes. Y pese a eso no fue capaz de adaptarse a esta nueva oportunidad y plantearse siquiera la posibilidad de decir “este es el futuro, ¿Cómo le exprimimos?”.

En lugar de eso comenzaron a preocuparse de limitar el acceso de las personas a los contenidos musicales y salieron con ideas que a mi parecer son bastante inútiles, como por ejemplo los pendrives cargados con un disco, ¿Alguno de uds tuvo uno? ¿Comprado? Plata a la basura, amigo. Todos esos inventos que ponen de por medio tecnología que para una persona media no es de fácil acceso (porque creo que el 0,001% de nosotros podría fabricar y ensamblar caseramente un pendrive en su casa) buscan simplemente mantener un status quo conveniente para los fabricantes de discos, necesitan la idea de un soporte cuantificable y seguro, más que simplemente datos en un servidor que pueden ser vulnerados por estos niños espinilludos que se la pasan hackeando sitios webs para demostrar que son rudos. Pero… ¿Alguien ha oído de hackers en los últimos tres años? Yo no, ¿Saben por qué? Porque Internet ya es parte de la vida de todas las personas y la generación de los hackers fue absorbida por la sociedad como lo han sido todas las manifestaciones anarquistas y/o revolucionarias en la época postmoderna, ahora muchos de ellos (los que no trabajan para el pentágono, porque ese era el sueño nerd) trabajan el la sección de IT de alguna empresa de telefonía (en el mejor de los casos). ¿A qué le teme hoy, en 2009, la industria? Pues a lo que siempre creo que le ha temido al poder del pueblo: a la simple y llana democracia.

La crisis no es crisis, y me gustaría que eso lo entendiéramos, no es más que un invento de quienes manejan este negocio, no para cundir el pánico en el usuario, sino para hacerlo en los artistas. Es a ellos a quienes va dirigido el mensaje de la supuesta crisis, y les diré por qué. Cuando el que maneja el negocio en el que tu participas nos bombardea cada día diciéndonos que el negocio va a desaparecer, que están echando gente, que tus discos no se venden, que el pendrive con la forma de tu guitarrista no está funcionando y que no saben que pasará en el futuro, créanme, ahí los artistas se cagan de miedo. Pero ahora déjenme decirles la verdad, ¿Saben cuánto ganan los músicos por sus discos vendidos? xero, y eso ha sido siempre. Iggy Pop no ganó un peso de sus discos vendidos y era 1969, y los Fother Muckers (por nombrar un caso cercano) tampoco lo hicieron con su primer disco de 2007 (con el segundo sí, porque ha sido política de nuestro sello darle valor a la obra y su contenido). Existen los llamados “gastos de marketing” y los “gastos de representación” que ningún artista jamás sabrá de qué van, porque cuando osan pedir un detalle le dan palmadas en la espalda y le dicen “tranquilo, aquí damos trato de amigos no como los huevones de (inserte el nombre de la competencia de su sello acá)” Y el artista se va tranquilo pensando que están haciendo su trabajo, que lo cuidan, que lo protegen. Pero no he visto a ninguno de los peces gordos reclamar, no he visto a David Geffen decir, “nuestros artistas no están ganando lo que se merecen”, nunca.

Entonces ¿Qué pasa?

Aparecen los derechos de autor y los acuerdos con los gobiernos en donde se busca “proteger” al artista y se ponen de acuerdo en un cargo extra a las empresas que proveen Internet por entregar un servicio que “potencialmente” permite a los usuarios descargar música o cualquier otro contenido patentado por su autor de manera ilegal, cargo que finalmente paga el usuario, que originalmente es X y que el cliente termina pagando X,2. Y los artistas nuevamente se sienten protegidos y siguen chupando de una teta, más flaca quizás, pero una teta al fin y al cabo, en lugar de chuparse su propio pito y ver que sale. Originalidad quizás, y si chupan fuerte podrían tragarse sus huevos y hacer algo por sus vidas y no esperar a que alguien más, como un conglomerado, lo haga por ellos.

Me pregunto en qué momento la industria dejó de pensar en el usuario, a fin de cuentas su cliente, para transformarlo en otra amenaza más en este síndrome paranoico que parece no tener salida en sus cabezas. En realidad el problema siempre ha sido ese, la industria no ha sabido adaptarse a los tiempos pues no ha logrado acercar sus productos a la gente, sino cada vez pretenden alejarlos de la cadena de producción, como si de un ente extraño se tratara y no de incluirlos como la pieza esencial que son. La respuesta, queridos ejecutivos de transnacionales (si es que a alguno le interesa), está en encontrar la forma de insertarse en las posibilidades comerciales que nos entrega Internet.

Los que regalamos nuestra música en la red somos su competencia, respétennos, denme una mejor idea, despierten la sed de mal en mí que haga decir “oye, estos tipos se hacen la América con el sistema que inventaron y yo regalo mis discos como imbécil, mejor me hago millonario como ellos” y entonces (espero) vendrá un grupo de pendejos ingenuos como yo lo soy ahora y dirá “este es el futuro de la música y no tenemos por qué andar a la pinta de estos tipos” y entonces otro cambio vendrá y me hará quebrar y mi mujer me dejará y mis hijos me verán como un fracasado, pero ¡Qué diablos! Eso es lo que tiene que pasar y no podemos pretender que nuestras vidas y nuestra manera de enfrentarnos a una realidad sea siempre la misma.

Quienes busquen el santo grial del la industria musical me temo que tendrán que seguir sudando. En el intertanto sé que Cazador, y espero otros sellos, actúen en pos de un cambio de actitud frente a la realidad circundante, pues -parafraseando a Howard Zinn- no se puede ser neutral en un tren en movimiento.

Descargas, gentileza de Cazador Records:

Los Mil Jinetes – Andate Cabrita
Fother Muckers – Una navidad con los Fother Muckers

Comentarios publicados en "La crisis y la industria musical: el pan está duro"

¡Deja el tuyo!
  • 1

    Yo creo que la industria va a cambiar y listo, si los discos desaparacen o no (que no creo) da igual, el musico que regale la musica sera el que llene estadios. Por que antes los musicos no venian a sudamerica, en esos tiempos de discos de platino, oro, etc. Por qeu no necesitaban, ahora que nos e vende tanto tienen que salir a tocar a todos lados alargar giras, tocar mas.
    Para mi ahora todo es mejor,la palta que me gastaba en discos ahora me al gasto en conciertos.

    PD: el tema del f.o.d.a. es algo qeu lo casa en casi todas las carreras universitarias, ya que es algo de administracion.

    Pez*

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 2

    Concuerdo con Pez..la industria no va a desaparecer, pero para evitarlo va a tener que poner mucho de su parte, partiendo por cambiar o adecuar ciertas instituciones. El hecho de que después de enterrarlo en vida hace un par de décadas, estén lanzando la mayor cantidad de títulos nuevos y viejos en vinilo o semejantes, el formato perfecto para la música, de buen sonido, estéticamente lindo y sobre todo IMPIRATEABLE, significa que hay gente pensando con la cabeza aun en nuestros días.
    Pero para el artista eso va a ser lo de menos, a lo más un ejercicio de inflada de ego, pero en $$, siempre va a obtener más por sus shows en vivo, por eso se preocupan de tocar la mayor cantidad de shows en la mayor cantidad de lugares posible (solo después aparecen los ingresos por pasar el tema en radio o TV y mucho más atrás las ventas o descargas de discos). Lanzar material nuevo ayuda a generar excusas para salir de gira, ahi se ve lo que pasa con las bandas de rock clásico, que lanzan discos nuevos lamentables(los últimos discos de Deep Purple por ej, son horribles) pero que ayudan a la hora de armar una gira. Más desesperado esta uno como fiel auditor, seguidor o fan, que no sabe que hacer para que cundan las lucas cuando tiene tanta oferta (en diez dias Iron Maiden, el PepsiFest, Radiohead) pero bueh, eso es otro tema que, en todo caso, deja una sensación de satisfacción: compositores e intérpretes, pese a los problemas relativamente ajenos(industria) siguen funcionando.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 3

    Esta semana descubrí el Santo Grial.
    Spotify
    Spotify debería convertirse en un sello
    Spotify debería producir a todos los artistas del mundo.
    Spotify debería meter a todos los artistas en su nube.
    Spotify debería darnos toda la música del mundo
    Spotify puede cobrarme 10 lucas mensuales, y se las pago
    Spotify te amo.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 4
    Escondido

    Cazador, si regala música, regálela bien, dígame: ¿Dónde están los discos para descargar de Los Mil Jinetes?

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 5

    Excelente articulo, me identifica al 100%. Es necesario que las nuevas generaciones de musicos, que no hemos sido parte de la industria, dejemos de salvarnos por las propias y trabajemos mas en conjunto.

    Siento que aun hay mucha mentalidad “old way” y que la mayoria de los aspirantes a musicos profesionales (populares) aun esperan, de una forma u otra, que “llegue un sello y los descubra y los grabe” (cuantas veces escuche, lei o pense eso mismo). La mano ahora esta en usar todas las herramientas disponibles. Pero lo mas importante es cambiar la mentalidad, el musico popular tiene que volver a ser y a aspirar ser un trabajador, y entender que ese trabajo no es solo lo musical…

    Alvaro Medina
    Escaso Aporte
    http://www.escasoaporte.cl

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 6

    Escondido,
    Ya estan agregados los links respectivos para bajar los discos.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 7
    Diego Sepúlveda

    Vaya, buenos comentarios se han mandado hasta ahora. me alegro.

    Una cosa, los Vinilos si son pirateables, de hecho un blog se dedica a ripear vinilos a mp3, nunca he bajado un disco de allí, pero me imagino que deben quedar bien, voy a buscarla y la posteo.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 8
    ff

    El problema es que al piratear un vinilo la calidad o fidelidad del sonido se degrada. Desde las grabaciones digitales en adelante las copias del original pueden ser idénticas…

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 9
    Diego Sepúlveda

    Una sola aclaración. El sello se llama Cazador a secas.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 10
    jms

    estando embarcado en la misma área, no puedo estar más en desacuerdo

    tanta es la diversidad, tan grande la reinvención permanente de lo que es la música y cómo nos llega, que creo que la columna se ahoga en el lugar común y la caricatura

    sirvan como ejemplos

    - nunca ha existido una, sino muchas industrias o iniciativas relacionadas con la música que, aunque a veces se entrelazan, la mayoría del tiempo funcionan en paralelo y persiguen fines muy distintos

    - tampoco es monolítica esa idea del músico como un señor que sigue una carrera profesional unidireccional, que se construye sobre la base de una racionalidad económica que pondera pro y contras para construir el sueño de la casa propia

    - en fin, tampoco me parece muy real esa idea de los sellos contra la red y su democracia: a no ser que por sellos se entienda sony, bmg y emi, lo que es una caricatura bien limitada de esta selva

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 11

    A eso voy ff, cuando hablo del vinilo como impirateable…puedes copiarlo, pasarlo a casette, a cd, a mp3, pero ese sonido perfecto no será el mismo ni de casualidad.
    Además, si ya queda feo copiar una carátula de cd en la impresora de la casa, has pensado lo mal que se vería una carátula de vinilo, cuyos estándares de calidad y estética son mayores?

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 12
    Diego Sepúlveda

    JMS:
    Estoy en desacuerdo contigo, para empezar esa reinvención permanente de la que hablas no es más que un sólo modelo repetido en distintos personajes, ahora reinvención de la música por sí misma estoy de acuerdo que ha existido, pero de la industria musical como la conocemos, definitivamente no y es obvio lo vemos todos los días.

    Si hubiesen existido “muchas” industrias como tu lo mencionas ni siquiera habría escrito esta columna, entiendo industria musical como los grandes conglomerados, Sony, EMI, Warner, etc… Es cierto que existen iniciativas paralelas, millones de sellos independientes o no tan grandes a los que les va bien, pero ellos jamás funcionan como “Industria Musical”, su modelo no es un modelo netamente industrial, el hecho de ir a una tienda y pedir una banda del sello X por encargo le quita esa connotación.

    Sobre lo de construir el sueño de la casa propia, no voy a discutir, es cuestión de ideas, pero no olvidemos que los músicos son ante todo artistas, creo que si alguien persigue el sueño de ser artista por tener una casa o un auto o cualquier bien material está completamente equivocado y probablemente debería estudiar alguna carrera que le reporte un éxito más seguro.

    Y por último, no he dicho que los sellos estén en contra de la red, dije que no han sabido aprovecharla como es debido para continuar con su negocio, esta columna no es una crítica a la industria, sino a cómo se ha manejado en los últimos años y cómo eso llega a afectarnos a nosotros, por ejemplo el hecho de que no podamos ver algunos videos musicales en youtube, escudándose en los derechos de autor.

    saludos.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 13
    Diego Sepúlveda

    Ah otra cosa, revisé tu web, me parece una bunea iniciativa, lo que no entendí es por qué si es de música Latina está escrita en inglés.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 14
    jms

    dm,

    esa industria que te conmueve no tiene mucho que ver con la musica y si miras con mas atencion, te vas a dar cuenta que tratas de dar consejos de marketing a un fantasma

    las empresas que te desvelan surgieron a fines de los 60s como organizaciones que compraron catalogos de sellos chicos para ir organizando un vasto banco de derechos de autor y manejar performers consolidados; la gestion de a&r que hicieron tenia que ver con seleccionar blockbusters y concentrar en ellos sus esfuerzos; sus lideres fueron, en esencia, conservadores hombres de negocios que trataron de crear formulas para predecir y asegurar utilidades, mediante productos que apuntaron directo a las grandes audiencias, a esas que la musica les tiene sin cuidado (supongo que celine dion y miriam hernandez no te quitan el sueño, menos para esta columna)

    como te podras imaginar, una vez que las comunidades de la musica terminaron de comprender como funcionaba este negocio y lo poco que les favorecia (a principios de los 80s), la capacidad de los grandes sellos para comprar repertorios nuevos quedo en duda y los sellos chicos volvieron a popular como en la epoca de la explosion underground

    quizas no te has dado cuenta, pero la decadencia de la industria que criticas es muy previa: la red solo termino de sacar del coma inducido a un paciente que ya estaba vegetal; su pelea con la red, hoy, es para conservar lo poco que les queda: los derechos de autor

    si tienes interes por esa forma de ganar dinero, dejame decirte que ya se acabo y que la musica volvio hace tiempo a su lugar natural: los sellos chicos que se enfocan en comunidades especificas (por eso, el observador desprevenido tiende a creer que la epoca dorada de musica popular fue en albores de los 80s, cuando estos catalogos universales tuvieron su esplendor, en complicidad con un aparato publicitario enorme)

    ahora, si miras con atencion, veras que entre los sellos chicos reina una increible diversidad de fines y enfoques y que muy pocas veces son capaces de evitar la bancarrota en el largo plazo; los musicos, a su vez, tienden a ser unos personajes que muy pocas veces pueden sobrevivir con sus ingresos musicales: como todos nosotros tienen que trabajar todos los dias

    salud

    ps, si trabajas con musica extremadamente poco popular y tu idea es ampliar su difusion, veras que el ingles es inevitable

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 15
    Diego Maldonado

    Diego.

    discrepo contigo en que un artista no pueda sembrar el sueño de la casa propia con su trabajo. Cada ser humano tiene el derecho a ganarse la vida como sea, mientras sea algo lícito, y la música así como todas las formas artísticas personalmente me parece un medio muy loable y admirable para ganarse la vida.

    Estoy muy de acuerdo en que los grandes sellos y grupos de lobby no han sabido aprovechar a internet como un efectivo aliado comercial, y que con su actitud a la defensiva no han logrado mas que perder clientes. Pero sin embargo la discusión sobre la propiedad intelectual e internet es un poco mas compleja y fina que esa manoseada dicotomía.

    Vemos que existen distintos grupos de artístas, aquellos que prefieren difusión ya que no se encuentran completamente consolidados, aquellos que prefieren protección ya que se encuentran muy consolidados (ej madonna, rolling stones), y distintas categorías de sellos (independientes y peces gordos). Las normas de propiedad intelectual no hacen distinciones, y pretenden proteger por igual los derechos de todos.
    Ahora bien lo que ocurre es que nosotros como usuarios no somos quienes tomamos la decisión de cuanta protección le da el artista a su obra.
    Independiente de la bondad o maldad de quienes invierten en el negocio musical, el artista al final de todo no puede perder su reconocimiento ni el derecho a poder vivir de su obra. Nosotros como usuarios no podemos forzar a nadie a regalar su arte si no quiere.
    Personalmente yo soy partidario de regalar la música por internet, de tener un grupo, lo haría sin ningún problema, ahora bien la problemática de la propiedad intelectual hoy en día funciona distinto según si hablamos de la música, de la literatura, de la pintura, fotografía, etc.
    Pero como usuarios no tenemos ningún derecho a aprovecharnos gratuitamente del trabajo del artista que no nos ha autorizado a hacerlo.

    saludos

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 16
    Diego Sepúlveda

    JMS;

    Al parece no he sido claro con mi punto. Lo que critico no es el hecho que las discográficas no sepan sacarle plata a la música, sino el que generen un ambiente de recelo sobre muchas ideas que finalmente terminan en que se vea a los usuarios como ladrones y violadores de derechos de autor. Mi preocupación principal es envidenciar los hechos para que no creamos que estamos en la llamada “crisis” por eso digo que no lo es, sino un invento más como muchos de los que las industrias acostumbran para alarmar a las personas y obtener su lealtad con nuevos productos, el problema es que el producto es el mismo y ni siquiera el envoltorio ha cambiado, ni se han preocupado de cambiarlo. Considero esta época como las de finales de siglo en donde se dice que va a caer un meteorito y la tierra acaba y finalmente jamás pasa, pero ayuda a vender cruces y otras cosas anexas, eso es precisamente lo que creo que hacen hoy en día las transnacionales.

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 17
    Diego Sepúlveda

    maldo, te habia escrito caleta, y no se subió, me da lata escribirlo de nuevo, pero cuando nos veamos hablamos

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 18
    Mario

    Interesante discusión, sin lugar a dudas. Estaba leyendo algunas opiniones mientras revisaba la propuesta de movistar un poco más arriba y no me cabe duda que a la larga ese será el camino a tomar para muchos de los nuevos artistas que luchan de manera independiente, ya que con el respaldo de una empresa seria como movistar y sobre una plataforma cada vez más innovadora y masiva como lo es internet y los teléfonos celulares, los factores se estabilizan considerablemente, o no?

    Slds!

    Thumb up 0 Thumb down 0
  • 19
    andres

    Muchas veces oímos críticas a la industria discográfica. En especial a los sellos, las editorariales, manager y empresas de booking.

    Si bien lo que mueve esta industria es la música y por ello los artistas que son sus creadores. También es necesario aceptar que los agentes que se involucran en el desarrollo de un artista tienen una importancia primordial en el éxito del proyecto de una banda. No olvidemos que fue la música y los artistas quienes crearon los sellos para cubrir sus propias n necesidades , para tener equipos de trabajo que desarrollaran su imagen , distribuyeran su música y dirigieran sus estrategias de marketing al target apropiado de publico. Hay que trabajar para retomar la esencia de la industria que es desarrollar al artista no por destruir la industria, por que sin una estructura para desarrollar los negocios musicales, sin sellos que participan en el desarrollo de una banda, sin congresos como el L.A.M.C ferias como BAFIM, las oportunidades para las bandas serán aun menores. Es distinto tener la independencia y autogestión como una alternativa a que sea la única realidad que se nos presente.

    ¿Que es ser independiente? Luchar por un nicho de no más del 2 % del mercado al cual tienen acceso las miles de bandas independientes. Considerarse eternamente emergentes.

    Pienso que la independencia absoluta de un artista, esta en la libertad que tiene para expresar su creatividad, sin que esta se vea determinada por el mercado o que un agente externo a ellos determine cual es el estilo que mejor le acomoda o el ritmo de moda al cual tienen que adecuar el Riff de sus guitarras para vender.

    Las bandas que predican la independencia total, la desaparición de los sellos discográficos, la era de Internet y la desaparion del formato físico como soporte. . En si son verdaderas industrias del entretenimiento, venden millones de dólares en descargas de audio, mercadeo y conciertos. La estructura que a ellos les acomoda es esa, la independencia y el manejo de todos sus negocios y áreas en que estos se pueden desarrollar. Pero nadie puede negar que su estructura interna, las estrategias de marketing y la búsqueda y la participación que tienen de mercado, correspondan a una empresa que ya no lleva el nombre de una de las majors sino que el propio nombre de la banda.

    Lo que comento, es a modo de proponer que todos trabajemos por una industria sana, respetado la función de cada uno de los involucrados, uniendo la energía de las ideas del profesionalismo y la rigurosidad a la música
    Trabajemos por el respeto que merece lo que desarrollamos, no al abuso desde los locales que entregan un porcentaje de puerta ridículo a las bandas a los sellos que abusan de los músicos, cuartan sus derechos económicos y artísticos. Si a todo lo que nos permita tener una industria sana. A los buenos equipos de trabajo, a la seriedad, a los grandes eventos musicales, a los locales que entregan un porcentaje justo a las bandas etc.

    Thumb up 0 Thumb down 0