Tsunami or not tsunami, esa es la cuestión (?)

Publicado por Francisco Campos

Archivo: 473 artículos

630

por Guatonsumami

El tsunami se ha vuelto el principal temor de la población luego del terremoto ocurrido el 27 de ferebro pasado. Basta que alguien grite TSUNAMI para que la gente entre en pánico y cunda el verdadero caos, el cual tiene su origen en la desinformación de la población que lo único que atina a hacer es arrancar como baguales despavoridos hacia los cerros.  ¿Por qué? porque nunca nadie les ha dicho que es lo que hay que hacer y prefieren creer más en lo que muestran las películas como 2012 que en lo que dicen los expertos. Pero a ver, un momento ¿alguien ha visto a algún sismólogo, geólogoo geógrafo  en la tele? o en su defecto ¿alguien ha leido alguna entrevista in extenso  a un experto en algún diario? no, porque nadie lo ha hecho y, si lo han hecho, ha sido un espacio mínimo en relación al que le han dado a los magos, tarotistas, historias humanas de Yingo y Calle 7 o las imágenes de viejas con ataque de histeria. Pues bien, como somos un medio responsable, hemos decidido consultar a expertos en la materia para ver si podemos contribuir un pichintún a que nuestros lectores enfrenten un inminente tsunami de la mejor manera posible.

Según Ximena Iommi, geógrafa de la PUCV, en el Gran Valparaíso resultaría sumamente difícil que ocurriese un tsunami debido a que las costas de la zona son profundas y presentan un desnivel brusco, cuestión que, a primera instancia impediría que el mar se recogiese con brusquedad y penetre de forma violenta hacia el continente. Del mismo modo señala que, para que se produzca una marejada, la costa debe tener una pendiente suave, como la que existe en la zona de Mantagua, lugar en el cual si se produjeron marejadas, porque de esa forma el mar se recoge más fácilmente y penetra al continente con mayor facilidad ya que no hay mayor resistencia para el agua. Lo mismo sucedería en algunas localidades costeras del sur de nuestro país, las cuales serían azotadas bruscamente por el agua.

Dentro de este mismo contexto, Iommi cita como ejemplo la marejada que destruyó Valdivia en 1960 y la que azotó el Sudeste Asiático en el 2004 fueron precedidas por grandes sismos, pero que la destrucción que ocasionaron se produjo principalmente porque se trataba de playas largas y de pendientes suaves que no ofrecían mayor resistencia que árboles a la masa de agua que se desplazaba hacia tierra firme, la cual penetró hasta varios kilómetros en las zonas afectadas.

Finalmente, Ximena Iommi afirma que la Bahía de Valparaíso es una bahía protegida por su geografía y que un tsunami de grandes proporciones, como al que le teme la gente, resulta sumamente imposible a menos que «venga un cataclismo de proporciones bíblicas». Sin embargo, la cosa es muy distinta en las playas del norte de nuestro país, las cuales están sumamente expuestas al mar en caso de producirse un tsunami.

Otro geógrafo consultado es Luis Álvarez, profesor de la PUCV y la USM, quien tiene una opinion similar respecto a la posibilidad de un posible tsunami. Álvarez afirma que es sumamente difícil que en el Gran Valparaíso se produzca un tsunami porque, el tramo costero comprendido entre Laguna Verde y Con Cón, impediría que penetrase una ola gigante debido a su morfología. A esto hay que sumar que el Gran Valparaíso se encuentra en la cota cinco sobre el nivel del mar, cuestión que la hace la ciudad ubicada en una orilla más alta de todo Chile.  En todo caso, si llegase a ocurrir, el mar penetraría en Valparaíso sólo hasta la calle Yungay en Viña hasta el Sporting a través del estuario del estero Marga Marga con una altura máxima de un metro aproximadamente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las catástrofes muchas veces se superan así mismas, así que hay que tener cuidado.

Pero ya, está bien. Ellos son geógrafos y conocen la morfología de las costas chilenas, sin embargo, su conocimiento respecto a sismos es limitado, por lo tanto, como nos andamos con chicas (?) vamos a consultarle – a Jesús Salgado, geólogo de la Universidad Autónoma de México radicado en la pequeña localidad de Puerto Beltrán, en la Región de Aysén. Por supuesto que la consulta se realizó vía mail, ya que el presupuesto de este pasquín es cero, pero que no disminuye la calidad de la información.

Salgado afirma que Chile es un país sumamente sísmico – la media novedad – y que sucesos como el del pasado 27 de febrero son sumamente recurrentes en nuestro país cada veinte o treinta años, por lo que no se puede hacer más que estar preparados porque, lamentablemente los terremotos no se pueden predecir. Sin embargo, no es posible que se produzca un tsunami si es que no hay un terremoto y que, el mar siempre da señales antes de que ocurra un tsunami ya sea recongiéndose o aumentando de forma repentina y violenta su oleaje, siendo estas señales las que habría que tener en cuenta luego de un sismo de gran intensidad y si se vive en una localidad costera.

Salgado dice que, tomando en cuenta las señales del mar – porque no en todos los lugares se tiene acceso a los sistemas de alerta – se pueden evitar tragedias mayores. Por ejemplo, en Valdivia, luego del terremoto de 1960, el mar se recogió más de 200 metrós y la gente, en vez de ir a un lugar más elevado, salió a mariscar, cuestión que a la larga magnificó la tragedia porque, cuando los que estaban mariscando se percataron que el mar se les venía encima, ya era demasiado tarde.

Finalmente, Salgado señala que no existe «cultura sísmica» en Chile debido a que la gente no sabe que es lo que realmente puede o no puede ocurrir y que se deja influir mucho por lo que ve en las películas. En caso de ocurrir un tsunami, este se manifestaría en forma de una marejada –  similar al que azotó las costas del Sudeste Asiático y Valdivia- y que va aumentado su volumen e intensidad a medidad que va penentrando hacia la tierra. Eso es un tsunami, pero la gente espera ver una ola gigante que avanza y que azota la tierra como en Impacto Profundo, cuestión que no ocurrirá jamás, pero que igual contribuye a generar una imagen errónea de la catástrofe y que no hace más que aumentar la histeria de la gente.

Bueno, ahora que tenemos la información ténica respecto a la posibilidad de un tsunami, es necesario ir a consultar con alguien que nos puede decir que hacer en caso de que ocurra la catástrofe. Para eso, nos contactamos con Nelson Galdames, prevencionista de riesgos del CFT de la Universidad de Concepción Virginio Gómez, quien nos dijo que, durante el terremoto y los días posteriores, los chilenos dimos cátedra sobre todo lo que no hay que hacer en una catástrofe y cometimos una serie de errores que enumeramos a continuación:

1.- No había absolutamente nadie que estuviese preparado para una catástrofe de proporciones, ni siquiera la autoridad. No se trata de vivir pendientes de que vaya a ocurrir un terremoto y que vivamos encerrados en un búnker, pero hay cuestiones básicas que hay que tener en cuenta, sabiendo que en Chile la tierra se mueve bastante seguido. Bastaba con tener linternas, agua en bidones o botellas, velas y una radio a pilas. ¿Cuánta gente contaba con esos elementos mínimos? muy pocos. Pero como no había ocurrido un terremoto desde hace un buen tiempo, la gente borró esa posibilidad de sus mentes y se dejó estar pensando que nunca iba a pasar.

2.- Confiar exclusivamente en los celulares como medio de comunicación fue un tremendo error, puesto que la red colapsó a los pocos minutos y casi todo el país quedó incomunicado, cuestión que aumentó la sensación de inseguridad e indefensión de la gente  al no tener noticias respecto a que es lo que estaba ocurriendo o como y donde estaban sus familiares. Fue vergonsozo que hasta las redes de comunicaciones del gobierno y las Fuerzas Armadas no fueron capaces de soportar el terremoto y colapsaron. Por eso, siempre es bueno disponer de una típica red de radio, como se hacía antes. Nuevamente la arroncia nos jugó una mala pasada.

3.- Sin ánimos de buscar culpables o señalar con el dedo, la autoridad fue muy poco clara respecto a la información que daba a la población, cuestión que se produjo debido a la falta de coordinación que existió entre las diversas reparticiones del Estado y que, a la larga tuvo un costo altísimo de vidas. Se hace necesaria la existencia de un vocero capacitado para transmitir información, clara, precisa y por sobretodo, confiable ante una catástrofe de semejantes magnitudes.

4.- La población está sumamente desinformada. No sabe que es lo que tiene o no tiene que hacer en caso de una catástrofe y, muchas veces, incurre en conductas irresponsables. El mejor ejemplo de esto fue la reciente alerta de tsunami en Valparaíso, en donde la gente corrió de forma desordenada hacia cualquier parte. Incluso, hubo muchísima gente que arrancó en auto, provocando el colapso de las rutas de acceso a los lugares seguros, los que ni siquiera eran de conocimiento para la totalidad de quienes emprendieron la huida.  Esta marea humana puede resultar aun más perjudicial puesto que se pueden producir accidentes, ataques de histeria, ambas situaciones que se produjeron el día jueves 11. En caso de que sea necesario llevar a cabo una evacuación, esta debe hacerse de forma calmada y a pie, por una ruta predetermina e informada por las autoridades.

5.- La forma de alertar de carabineros, bomberos y la PDI no pudo haber sido peor, ya que parecía que estuviesen alertando sobre un bombardeo inmimente y no sobre un tsunami. Si uno le grita a la gente con megáfono porsupuesto que las personas se van a alterar y entrarán en pánico. Pero, si uno usa las palabras adecuadas y mantiene la calma todo el momento, mal que mal es su deber, se puede llevar a cabo una evacuación sin tragedias que lamentar.

Finalmente, Galdames señala que no basta con simulacros ni con la operación Daisy.  Hay que estar preparados para cualquier catástrofe, no sólo para un terremoto o un tsunami, y ser capaces de llevar a cabo protocolos básicos ante la tragedia que finalmente pueden salvarnos la vida. Sin embargo, es una política que ningún gobierno en la historia de Chile ha abordado.

Pues bien, estimados lectores, sabemos muy bien de que este artículo no va a disminuir el temor que generan las réplicas ni el nerviosismo que sentimos cada vez que la tierra se mueve, sin embargo,  creo que son un par de datos sumamente útiles  y que deben ser difundidos y tomados en cuenta para no magnificar los efectos de una tragedia por nuestra desinformación y negligencia. Saludos y fuerza compañeros.

Imagen de previsualización de YouTube

Comentarios publicados en "Tsunami or not tsunami, esa es la cuestión (?)"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    me

    asi como hicieron el teleton de ayuda con cadena de canales, deberían hacer un programa especial en tv con lo mismo que dice el prevensionista de riesgos: lo que se debería hacer frente a un terremoto o catastrofe natural, porque la población no sabe lo que hay que hacer y al mas mínimo aviso de tsunami, salen corriendo, pero aun en auto y mas encima provocan mas pánico si juran de wata que viene una «ola gigante» tipo holywood, están muy influenciados por lo que sale en las películas y no por lo que sucede en la realidad porque nadie les ha enseñado nada. yo creo que con un especial de 31 minutos: bodoque enseña que hacer en una catástrofe natural de 1 hora en cadena nacional seria lo mas prudente.

  • 2
    mj

    Cuando uno vive en zonas costeras pucha que se vuelve valiosa esta imformación, más aún cuando en la tv muestran puras notas que hacen q las personas anden sugestionadas y no es para menos.
    No se porqué la gente prefiere prestar oídos a personas autodenominadas «videntes» en vez de buscar información real. Entiendo que haya pánico por todo lo que ha ocurrido en el país per,o debo decir muy a mi pesar que hoy por hoy sólo nos conformamos con lo que nos muestran la tv y el internet, me mantengo firme en decir que este tipo de medios están sumamente sobrevalorados. Recuerden que en nuestra realidad no habrán gringos valientes que salven nuestra humanidad, cada uno se salva solito no más y para hacerlo hay que informarse de buena manera.
    Chao pescao.-

  • 3
    Pau

    La falta de información es el mayor peligro que tenemos hasta ahora y así quedó en evidencia aquel fatal día del terremoto.
    La tv abierta muestra los mismos programas de farándula en su versión » aló Eli», una serie de horrorosas imágenes y al famoso Mago Yin con todas sus predicciones; cosa que no hace más que alarmar a la población (incluyéndome muchas veces).
    Ahora leyendo tu artículo recordé las palabras del Profe Luis Álvarez, que nos decía que en caso de algún Tsunami (cosa poco probable) bastaba con caminar algunas calles en dirección opuesta al mar nada más y hacía hincapié en la ignorancia y falta de información acerca de estos temas, sobre todo en el peligro de algunas construcciones del borde costero, pues no se equivocó, fueron éstas las primeras en colapsar!
    Buen artículo!!a informarse más para pasar el susto!

  • 4
    Camila Beltrán

    Mijito lindo, muy bueno su artículo. Pero se enfocó en Valpo no más. Por ejemplo acá en Lota estamos bastante asustados, puesto que en esta ciudad y cercanías han habido temblores que superan los 6 grados. Si es que haces una segunda parte, pregunta por la octava región, porque en las ciudades costeras como Lota y Coronel no hubo tsunami, estamos con incertidumbre :S. Saludors!

  • 6
    Eduardo

    La gente en Valpo esta excesivamente desinformada o es muy estúpida…algunos casi llegan a Montedónico con tanto miedo de la supuesta ola

  • 7
    josejones

    Ayer domingo aproximadamente a las 17:30 hrs. llegó a Santiago la úlima señora con guagua corriendo por la ruta 68. La cagó! deberían llevarla a primer plano.

  • 8

    Yo creo que la mejor manera de entender lo que realmente pasó en la ONEMI con lo de sunami, es ver este video

    Saludos! El Cerdo

  • 9
    Alvaro

    Felipe Iglesias, eres un hijo de puta.