Velódromo: Fuguet gira y da vueltas y rueda girando

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1752 artículos

El martes 19 de octubre, Alberto Fuguet presentó en Concepción su última película: Velódromo. Y lo hizo a través de dos funciones únicas animadas por él mismo , en donde la audiencia podía preguntarle de todo. Bien. Gran iniciativa. Aplausos. (?) Y bueno, Juan Pablo Vergara (21), periodista ninja, estuvo ahí y nos cuenta todo lo que pasó – reseña incluida – mediante la siguiente crónica.

Por Juan Pablo Vergara

Gracias a la iniciativa y el esfuerzo de mucha gente, Velódromo se fue fugazmente de gira hasta Concepción con Alberto Fuguet incluido. El gran evento citaba a la comunidad penquista en dos funciones al hilo, únicas y exclusivas, antes de que Fuguet partiera con su película a Temuco, en un intento “culturalmente descentralizador” y con una propuesta poco explorada en regiones: una película chilena presentada por su propio director.

Entre una de las tantas tradicionales galerías del centro penquista, se esconde el teatro Sala Dos, conocido escenario y plataforma cultural de la ciudad y además, ultimo bastión del cine de antaño, de esos con butacas incomodas y sonido stereo. La segunda función es a las siete y media, pero media hora antes la interminable cola para entrar da vueltas dentro de la galería. La gente ya se encuentra en sus asientos, el ruido de la multitud da una pausa y Fuguet junto a un par de jóvenes de la productora suben al improvisado escenario que se arma frente al lienzo gigante que servirá de pantalla. Se encienden un poco mas las luces y nuestro director agradece la concurrencia sin dejar de mencionar su gran impresión frente a una sala repleta:

“A pesar de ser siempre la misma proyección, Velódromo se convierte continuamente en una película diferente, cada función es única. El ver la película junto a 500 personas mas, como en esta ocasión, siempre será distinto que el verla solo, es algo que suma”. La imagen se asemeja a las funciones de antaño, entre esos cines majestuosos repletos de gente atiborrada esperando que se apaguen las luces. “Disfruten la película y espero después tengan ganas de andar en bicicleta” concluye Fuguet.

Velódromo es la historia de Ariel Roth; Ariel Roth Roth, un tipo mas bien solitario, de pocos amigos, cinéfilo, diseñador grafico, un tanto apático (¿o será su exceso de sinceridad el que a veces molesta?), a quien la vida parece írsele encima y lo sorprende viendo películas en su notebook o pedaleando en su bicicleta la mayoria del tiempo, a sus ya 34 años de edad.

Al igual que en Se Arrienda, la vida parece comerse a nuestro protagonista, solo que a diferencia de Gastón, a su primo Ariel esto no le importa y de hecho, vive feliz con lo poco que tiene. Durante el transcurso de las escenas Ariel choca con este dilema existencialista que todo el mundo le trata de refregar en la cara. En medio de aquel proceso se nos presentan un par de personajes quizás demasiado caricaturizados o estereotipados, pero que al fin y al cabo cumplen la función de generar la catarsis necesaria que llevara a Ariel a un desenlace en pedales, zigzagueando por las calles de Santiago bajo la noche que absorbe todo.

El teatro se inmoviliza, se encienden las luces y nacen los aplausos: la función ha terminado. Fuguet, al mejor estilo de los festivales internacionales, dedica unos minutos para responder preguntas e impresiones. El ambiente es de confianza y si no fuera por el tiempo, la jornada continuaría hasta altas horas de la noche. El director firma autógrafos, da consejos y se saca fotos con los asistentes más pacientes; como todos, también sucumbo ante la parafernalia, así que con unos amigos nos fotografiamos junto a un Fuguet amigable y benévolo.

La gente se dispersa. Ya es tarde, así que encamino hacia la calle desierta a esa hora. La noche es agradable y las calles despejadas. Pienso en la vida, en el tiempo, en mis 21.

Tan solo necesito montar en mi bicicleta y enfilar hacia adelante por las calles vacías mientras la noche sea mi cómplice.

N.d.E: ¿Bájamos Velódromo, la nueva de Fuguet?

Comentarios publicados en "Velódromo: Fuguet gira y da vueltas y rueda girando"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    Rob

    Primera vez que leo una reseña de alguna película sin sobre analizar
    esta, o sin tanto buscarle lo bueno y lo malo. Se nota que la disfrutaste, y eso es lo que importa. Espero verla luego.

  • 2
    kmilo636

    no es la puta madre de las peliculas, pero si es buena, yo la vi en el festival de cine de valdivia en el cine club de la UACh a las 10 y media de la noche con no más de 50 o 60 personas. pero a diferencia de conce la pelicula la precentó Pablo Cerda, y respodió preguntas hasta casi las una de la mañana, y terminada la función lo unico que queri era tener mi cleta a mano para irme pedaliando por la calles de valdivia hasta la casa.

    pd: soy ciclista, siempre ando en bici

  • 3
    Salparadise

    Yo desde los 15 años que detestaba a Fuguet. Probablemente debido a que leí a Bukowski y a Salinger antes que a él y luego cuando me topé con mala onda dije ” este hueón es un plagio, escribiendo para cuiquis en un mundo cuico y creyendo que está inventando la rueda nuevamente, cuando el único mérito que tiene es querer distanciarse del realismo mágico.” Y así ha pasado el tiempo, se arrienda entre medio. Y creo que Fuguet ha tenido una evolución, ciertamente. Tanto en el ámbito personal como en su faceta de director y escritor. Creo que ahora es mas humilde, lo que se plasma en velódromo, una película pensada para la descarga en cinépata. Sin embargo aún le falta distanciarse de hacer siempre el mismo personaje. Porque siempre es Matías Vicuña, en diferentes etapas o problemas, pero siempre iguales. La bicicleta, el ambiente, los rollos con el viejo, etc, etc. Lo rescatable es que a este ritmo, algun día Fuguet hará algo realmente bueno y lo detestaré un poco menos.

  • 5
    Camila Beltrán

    Lo más notable de aquella jornada (de la noche), fueron las risas que sacó la película. Había un hueón que tenía una risa efusiva y nos contagiaba a todos. Y es verdad, había muuucha gente.
    Me gustó la peli, no es pretenciosa, es bastante light, onda pa’ verla tomándote unas chelitz una tarde de verano. Y la música: Infaltable el toque de Mike Patton por ahí.

  • 6
    chileno

    que tal la calidad del torrent?
    alguien la bajó ya?

  • 7
    paola

    yo la baje y esta excelente