Clínicas Privadas e Isapres: El Negocio de la Salud

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1849 artículos

Por Matias Goyenechea

La salud en Chile se entiende como un “bien transable”, esto tiene como consecuencia que existe un mercado de la salud, por lo demás imperfecto, que genera la instalación del lucro como eje de la política sanitaria e introduce mecanismos perversos como la selección de riesgo que utilizan las Isapres.

Sin embargo en los medios hay un cómplice silencio frente a esto. No es difícil encontrar en la prensa escrita de nuestro país, un sin número de páginas que buscan denunciar lo mala que es la salud pública de Chile, pero es muy difícil poder encontrar algo que nos muestre lo que sucede en las clínicas privadas o en las Isapres, pareciese que en estas instituciones no sucede nada malo o simplemente nos las muestran como sinónimo de eficiencia en salud. Pues bien, la realidad dista mucho de ser esta, que nos quieren hacer creer en los medios de comunicación escritos.

Clínicas y el AUGE

Con la aprobación de la reforma que se conoció con el nombre de “plan AUGE” durante el gobierno de Ricardo Lagos, se generó una serie de beneficios para aquellos pacientes que estuviesen dentro de las patologías que el AUGE cubre. Concretamente a aquellos pacientes que se les diagnostica un problema AUGE el Estado tiene la obligación de garantizar acceso a tratamiento y apoyo financiero.  La ley, en su artículo 24, establece que “los prestadores de salud deberán informar, tanto a los beneficiarios y beneficiarias de la Ley Nº 18.469 como de la Ley Nº 18.933, que tienen derecho a las Garantías Explícitas en Salud otorgadas por el Régimen”.  Esto es algo que no se ha cumplido en todos los casos, y especialmente en las clínicas privadas. La consecuencia de tal incumplimiento es que se genera un impacto económico negativo para todos aquellos que no fueron notificados que estaban dentro del AUGE.

En la Superintendencia de Salud se realizan anualmente fiscalizaciones sobre esta materia desde el año 2008, cuyos resultados son alarmantes. En un informe de fiscalización para casos AUGE con riesgo vital, realizado a 14 clínicas privadas de la región metropolitana con fecha de 20 de enero de 2011, nos encontramos con los siguientes resultados: sólo dos clínicas tienen un cumplimiento satisfactorio de la normativa, es decir un 15%. Otras dos clínicas cumplen, pero requieren realizar mejoras (también un 15%). Por último, un 69%, es decir nueve clínicas, no cumplen derechamente con la normativa.

Esto se replica en el resto de país, incluso con resultados más escandalosos, tanto en los casos donde los pacientes son hospitalizados, como en las atenciones ambulatorias. En el año 2008 sólo un 5% de las clínicas informaban a los pacientes sus derechos como beneficiarios del AUGE.

La salud privada hoy crece aceleradamente y con el respaldo del gobierno de Piñera, quien lanzó el llamado bono AUGE que licita el diagnóstico y tratamiento de los pacientes de FONASA a las clínicas, es claramente una forma de entregar mayores utilidades a las clínicas dado que no existe una visión sanitaria integral de cómo resolver los problemas de la salud pública (Más detalles).

Isapres y la Discriminación por Edad y Género

Las Isapres son instituciones privadas que captan las cotizaciones de los trabajadores para salud, con el fin de otorgar servicios  de financiamiento para las prestaciones de salud del 16% de la población en Chile.

Recurrentemente las Isapres realizan una persistente discriminación a sus afiliados en términos de género, es decir a las mujeres entre 15 y 49 años, y por edad,  o sea a los mayores de 60 años. Las Isapres generan importantes barreras de acceso  a través de mayores precios y restricciones al uso de ciertos servicios.

Recientemente el Tribunal Constitucional, en una importante sentencia, declaró inconstitucional los numerales de la tabla de factores de riesgo (mecanismos por el cual se calcula la prima de los afiliados a las Isapres)  que generan discriminación por género y edad. Esto implica que el gobierno debe generar una nueva normativa que reglamente a las Isapres. Sin embargo el gobierno de Piñera no ha enviado ni un solo proyecto de ley que regularice esta situación y al parecer no tiene interés por hacerlo aun, generando una perpetuación de este lamentable mecanismo discriminatorio.

Hoy, para lograr que las Isapres no suban los planes de salud, el afiliado afectado debe recurrir a la justicia lo cual implica tiempo y dinero con los que no siempre se cuentan, provocando que existan mayores irregularidades en el sistema de Isapres. Una posibilidad de enfrentar esto es lograr realizar una demanda colectiva por parte de los principales afectados que pongan en jaque a las Isapres como también al gobierno, y le obligue a generar una ley corta de Isapres que regule esta indeseable situación.

Salud como un Derecho

Hoy se debe luchar por que la salud sea un derecho inalienable de todo ser humano, y no un bien transable en el mercado, esta definición de la salud entendida como un derecho proviene ni más ni menos que de la Organización Mundial de la Salud, organismo que desde muchos años denuncia las desigualdades presentes en los sistemas de salud en el mundo. Chile necesita una reforma estructural de la salud, pero esta reforma debe tener como pilar fundamental reponer el concepto de la igualdad y la solidaridad y no las soluciones del mercado que agravan aun más la situación de desigualdad existente en Chile.

Comentarios publicados en "Clínicas Privadas e Isapres: El Negocio de la Salud"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    macoy123

    obviamente matias goyenechea no se atiende por fonasa.

  • 2
    timmay

    es una locura lo caro que sale vivir en este pais de mierda, cosa de ver la tarifa de micro en relacion al sueldo minimo

    la salud es otro robo descarado

  • 3
    oscuro

    me alegro que se denuncia esta situacion en el mundo privado de la salud. ya que el sector publico, siempre es ninguneado y nunca se han reconocido los logros en estos ultimos años, bajo la premisa «hacer mucho con poco». por lo demas, esta discriminacion por riesgo y genero de las isapres, provoca lo siguiente:

    -el sector privado se queda con la gente saludable y de bajo riesgo en salud, por lo tanto, es de bajo costo para la isapre.
    -el sector publico se queda con la gente pobre, asociada a un alto riesgo en salud.

    epidemiologicamente, las enfermedades cardiovaculares estan destruyendo la salud de los chilenos, por ende, los factores de riesgos, tales como: sedentarismo, OBESIDAD, alcoholismo y TABAQUISMO. hacen que los mas pobres se enfermen mas seguido, aumentando el costo a nuestro pais.
    para una persona de bajos recursos, solo le queda la prevencion para no caer en las garras de una isapre o entrar al reventado y poco resolutivo sistema publico, es decir, hacer actividad fisica y comer saludable, pero encuentra otra barrera insuperable muchas veces, porque no tiene acceso facil a lugares verdes o acceso directo al deporte; tampoco puede acceder a comida saludable, ya que es mas costosa que la comida convencional e industralizada.

    a pesar de que falto profundizar el tema, felicitaciones a Disorder.cl

  • 4
    Kurt

    En este se país se lucra con las necesidades básicas de las personas (salud, vivienda, alimentación, educación y vestuario), lo cual no es ninguna novedad. De hecho, tener «deudas» por satisfacer necesidades básicas es un escenario impensado en cualquier país desarrollado. Peor aún, las personas de escasos recursos en Chile priorizan satisfacer necesidades secundarias por sobre las básicas (tener un iPhone por sobre una dieta balanceada), lo cual dista mucho de una sociedad sensata y educada. Mientras el pueblo aspire y mantenga esta posición, seguiremos recibiendo atravesado el miembro de las universidades privadas, isapres, inmobiliarias, cadenas fastfood y retail. Este el es país que nos merecemos, un país donde se valora más la marca de un pantalón que la calidad de aire que respiramos día a día.

  • 5
    santosfreak

    El articulo dice lo que realmente pasa. Ademas seria interesante averiguar acerca de las derivaciones que los hospitales publicos deben hacer al sistema privado por la falta de recursos con la que el estado mantiene a los hospitales. Como se plantea en este articulo la solucion es derivar a las clinicas. Un hospital de la zona norte tiene alrededor de 10 camas UCI solamente por lo que se ve en la obligacion de derivar. El valor diario de cama UCI es de 2000000 aprox. (saquen cuentas)
    El estado no invierte en salud provocando un flujo de capitales «fijo» hacia las clinicas que de invertirse directo en los hospitales le ahorraria al estado pero le quitaria a los privados.
    Entonces se despotencia lo publico para favorecer a los empresarios de la salud que tb son dueños de las universidades privadas que aprovechando esta situacion se estan comprando los campus clinicos de formacion de profesionales transformandolos en campus clinicos exclusivos.
    Esto tb es notorio en la inversion de equipos. No se entiende que se deban derivar pacientes porque los equipos no estan o estan muy deteriorados debido a la falta de planes de mantencion.
    La Salud se la estan robando!!!!!!!!!!!!!!!!

  • 6
    Ignacia

    Y ahora se viene la concesión de los hospitales públicos

  • 7
    Eliana

    Soy una Chilena que a los 60 años decidi volver a vivir en mi pais y me encuentro, con una triste discriminacion por edad en el momento de querer afiliarme a una Isapre y asi tener acceso a un sistema de salud decente, por que desgraciadamente en este pais las diferencias sociales se han marcado violentamente y la calidad tiene precio. Entonces con que alternativas me encuentro?….con ninguna solamente la de regresarme a Australia mi pais adoptivo. Que triste y penoso…..y hace pocos dias escuche a un ministro (por la impresion de los billetes en el extranjero) clasificar a Chile como pais desarrollado….este Sr. no tiene idea lo que significa ser desarrollado.

  • 8
    HUGO

    El Negocio de la Salud, es un tema que aún no motiva las discusiones en el parlamento, llas personas de la tercera edad con la cual se llenan la boca algunos politicos, y que por » desgracia» cuando jubilaron quedaron en el sistema de salud privado, Isapres, hoy se enfrentan al peor escenario de este siglo. Aparte de sufrir por las enfermedades que le aquejan deben obligatoriamente ser atendidos en recintos de salud privados, y enfrentar millonarias deudas,por concepto de intervenciones y tratamientos,en este Gobierno nada se ha hecho al respecto, y los pobres viejos ven amenazados su patrimonio ya que la miserable jubilación no les alcanza ni siquiera para pagar una cuota de la deuda.
    Aunque esten acogidos al plan auge, se buscan mil artimañas para dejar afuera sus beneficios, existen antecedentes de la superintendencia de salud que así lo denuncian.
    La DISCRINACIÓN con los adultos mayores, existe en el Sistema de Salud en Chile, y nada se hace al respecto, levanto mi bandera de lucha a contar de hoy para gritar esta injusticia.