Sudando lagrimas en Taking Back Sunday

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1809 artículos

Por Luc Gajardo / Fotos por Oscar Soto Bravo

Conchitax es mi amiga desde hace bastante tiempo. Compartimos algunos gustos en común. Una son las mujeres, otra es Taking Back Sunday. Es muy común que nuestras borracheras terminen escuchándolos a todo pico, dejando la zorra. La última vez salté de una mesa en un piquero clavado al suelo  y me hice un moretón en el brazo del porte de mi brazo y colores universales, únicos. Ella fue al aeropuerto a esperar a TBS junto a otros cientos de fanáticos (10). Se sacó una foto con Adam, el vocalista. De lo poco y nada que alcanzaron a conversar, Conchitax extrajo que el hueón venía hecho pico de cansado y carreteado. Chile era la última fecha de su primer tour sudamericano que los tuvo hueveando también en Brasil y Argentina.

Tenía razón, en parte. En algunos pasajes del concierto el grupo le daba con más ganas que fútbol, como se dice. Manoteando como ahogado. Y el público tampoco estaba muy dispuesto a destruir el lugar. En pasajes. Ese cansancio en la banda, y ese estado casi estupefacto del público de tener a su grupo favorito (acá la hueá se mueve en aguas de fanatismo extremo) demasiado cerca, cantándote en la cara mirándote a los ojos, porque el Teletón con mucha cueva estaba a la mitad de su capacidad, o sea que era casi como estar viendo al grupo de tus amigos, así de cerca, se fue a la mierda misma pasado la mitad del show. Suena a darle color, cosa que no es así si la imagen es la siguiente: Un culo arriba de mi cabeza y era el de Conchitax flotando entre manos hombros y agarrones y su linda novia Naty al borde del soponcio y Adam Lazzara metido entre todos nosotros, cacheteándonos para despertar a la idea de que habíamos atravesado YouTube y la radio y destruido la pantalla de la tele y estábamos ahí mismo con el culiado gritando y transpirando y empujando al mismo tiempo, al ritmo de «Cute without the e» (creo). Ahí se desató el caos, dentro de lo que se puede desatar en un contexto de grupo emo-pop-punk decididamente adolescente, donde el 50% de la asistencia correspondía a teens hardcoritas, aspirantes a suicide girls medio anoréxicas y tatuadas y transpirando brígido (¿Alguien dijo «why not»?).

Para finalizar el reporte, dejar en acta que tocaron un poco más de hora y media. Que se pasearon por los 5 discos poniendo énfasis en los primeros dos, que era lo que todos esperábamos. Que faltó «This photograph is proof». Que casi morimos con «Make damn sure». Que a la salida a nadie, ni el frio chocando contra el sudor, le quitaba esa sonrisa tan tonta de la cara. Que hubo emo-ción suficiente para hacer llorar a Vin Diesel, La Roca y Jason Statham juntos abrazados. Y que al rato después me entró una tristeza eterna y paré un rato, pensando que no puedo vivir con la idea de que otro vaya a tocar tus malditos tatuajes.

GALERÍA:

Comentarios publicados en "Sudando lagrimas en Taking Back Sunday"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    kota

    jajaja escribe bacán este wn. Estuvo gay y buena.

  • 2
    Alvaro Cuellar

    El concierto estuvo buenísimo, el hecho de que estuvo el teatro Teleton a mitad de publico fue un factor bastante bueno (a mi parecer).

    P.D: Estan buenisimas las fotos!

  • 4
    Camilocha

    jajajja, conchasumare, la historia perfecta.

  • 5
    MariaPaz Concha

    El luc bailó con We the Kings