Columna: Yo acuso a Lollapalooza

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

Por Guillermo Scott

Lollapalooza 2012 ya se acabó. En la hora de los balances y sacando la cuenta llego a la conclusión de que los chilenos somos muy buenos para los festivales, nos gusta la aglomeración y el hueveo. La gente estaba relajada y con mucho entusiasmo, pagaron sus entradas sin problemas y el clima festivalero estaba instalado en el ambiente hace por lo menos 2 semanas. Pero a la vez somos sujetos muy permeables al branding y nos da vergüenza alegar por lo que es y consideramos justo. Me voy a alejar un poco de lo musical y me fijaré en lo que no se lee. Voy a hablar de lo que el tipo con pulsera «all access» calla.

Una vez más los teléfonos muertos, ya que las operadoras volvieron a dar jugo. Ni la compañía oficial del festival (Claro), ni tampoco su competencia (Entel, Movistar), tenían un plan de contingencia, pese a que ví durante toda la semana en Twitter gente que le preguntaba a las compañías y a la organización si es que iban a tener cobertura durante el festival. El sistema caído dificulta la logística y convierte todo en una paja: Si te pierdes, cagaste, no te puedes poner de acuerdo ni encontrarte con amigos. Pre historia en tiempos de revolución tecnológica.

El tema de los servicios también estuvo flojo, me pasó los dos días que fui a comprar bebidas y estaban calientes, tan así que te lo advertían al comprar y al pedir hielo la constante era “viejo, el hielo llega en 15 minutos”. Aparte de la extraña forma de compra en formato tickets (no funcionaban para los dos días, me quedaron dos del sábado que el domingo no me servían para nada) había solo un cajero automático en todo el festival y ninguna maquina de Red Compra (otro auspiciador), algo por lo que mucha gente se quejaba y extrañó bastante.  La producción debería jugársela por alianzas con empresas reconocidas en el tema de los servicios gastronómicos, que aseguren calidad y stock. Había una hamburguesa en un food truck que se veía la raja, pero la fila era de 45 minutos así que me decidí por unos completos de fila “corta” donde me demoré 25 minutos por el italiano más malo que me he comido en mi vida.

El domingo me tocó la desgracia de visitar la carpa de prensa y fue un momento súper triste. Yo creo que lo mínimo por parte de la producción era devolverle la mano a los colegas que el año pasado se hicieron los ciegos y hablaron puras maravillas del festival cuando los cagazos fueron muchos – solo un medio gringo contó la posta –.  Como no me acredité y el fellatio no va conmigo voy a contar todo lo que ví el domingo a las 4 de la tarde: Una carpa a la chucha de todo, con un wi-fi que no funcionaba, un olor irrespirable, lleno de moscas y ni siquiera había agua para los colegas; Si ya es flaite que no les den un pan con queso, el que no haya agua es algo inhumano y falta de respeto.  Me tocó ver a un gráfico amigo llegar a la carpa con una bazuca de por lo menos 8 kilos al hombro, todo deshidratado preguntando por agua y la coordinadora no lo pescó ni en bajada porque estaba preocupada de que se firmaran los contratos de exclusividad que exigían los MGMT.  He estado acreditado en varios festivales – los mismos con que eyaculan los productores locales – y el trato siempre es digno y cómodo, hasta preferencial.

El tema del audio unidireccional en los escenarios principales es un verdadero descaro. En palabras simples es cagarse en la gente que paga entrada, usando la lógica del “pico, si se va a escuchar igual”. Clásica movida del empresario chileno, ahorrarse plata en cosas chicas pensando que el cliente no se va dar cuenta. Fail de aquellos. Si Perry Farrell hubiera visto el show de Dave Grohl y compañía desde donde lo vi yo, los productores se van de puteada segura. En Foo Fighters el radio de público era demasiado amplio y si estabas atrás o a los lados francamente no escuchabas nada. 

Para terminar quiero decir que la mujer chilena está más linda que nunca, porque todas ustedes fueron un ingrediente fundamental de Lollapalooza. El que diga lo contrario miente descaradamente.

Comentarios publicados en "Columna: Yo acuso a Lollapalooza"

¡Deja el tuyo!