Así nos fue en #Neutral2014

Publicado por Cha Giadach

Archivo: 955 artículos

IMG_2775

Por Cha Giadach. Fotos por Macarena Ternicien. Videos por “Perno”. (Facebook / Youtube)

El día ya era raro. Estaba nublado y en el Metro camino a Estación Universidad Católica la voz por los parlantes cada vez que paraba en algún lugar decía: “Próxima Estación Escuela Militar.” Todos íbamos riéndonos, esa risa contagiosa y colectiva por lo ridículo pero simple del momento. Un cabro y una cabra se miraron, y parece que se enamoraron porque se rieron al mismo tiempo y se bajaron juntos en Baquedano.

Llegar y ver a Felicia Morales y compañía es una explosión. Una explosión buena. Es oscuridad, es música clásica, es un ambiente sombrío, adormecedor, pero con mucha luz. Todo al mismo tiempo. Es creer en esa maldita cosa llamada música una y otra vez. Felicia es un telegrama del pasado en un 2014 lleno de pretensiones, viajó de una época desconocida para traer de vuelta la instrumentalización casi docta, visceral, de guata y corazón. Vamos para afuera a tomar aire.

IMG_2707

Congelador – Montañita
Imagen de previsualización de YouTube

Después una mala noticia: Estaba atrasado el circuito de la Plaza Zócalo. Congelador todavía estaba probando sonido. Rodrigo Santis, pulpo multitasking, tratando de resolver problemas. Caminando por todos lados. Pero eso no importó tanto, porque la gente seguía llegando y no hubo tantas quejas, sólo de los que iban organizados: con celular en mano viendo el horario, con cara de disgusto. Ese seguidor de tocatas medio enfermito que todos llevamos dentro. Al fin y al cabo el que va a todas. Sin embargo el rock ganó una vez más, y fue gratificante ver a cabros chicos contemplando y escuchando a Congelador junto a sus padres, quienes tal vez los vieron hace tiempo en algún local de mala muerte de ese Santiago donde las tocatas eran mucho más baratas y la entrada venía con cover. No somos muchos, pero estamos lo que queremos estar. Mientras se arma una fila para entrar a ver a Jorge González en la Sala A2, Atom™ (Uwe Schmidt) hace de las suyas con sus sonido electrónico-apocalíptico que va a la par con sus visuales. Algunas minimalistas, algunas explosiones nucleares, una burla a Bob Dylan en “Subterranean Homesick Blues”. Grandiosos videos en pantalla gigante que dejaron a todos los espectadores con ganas de consumir drogas e ir a bailar entre los edificios fascistoides, alguna vez socialistas, del GAM.

IMG_2729

Jessica y Tomas de Prehistöricos hacen lo posible por sonar bien en un Puma Lab repleto. El espacio no da para los que siguen siendo una novedad para muchos, y ser novedad no es malo. Es lo que sigue y seguirá moviendo la escena dentro de los parámetros mediáticos, medio loquillos, del extraño mundo Santiaguino. Esa mezcla del boca en boca y lo taquilla. Y menos mal que los Prehistöricos no caen en esa palabrería. Hacen lo suyo, música chileno europea, producto de viajes, mucho ensayo y perseverancia. A pesar de que en Plaza Zócalo ya está el hace rato cambiado Coiffeur y sus acompañantes que le ponen electricidad al asunto. Los fumetas nos vamos al fondo a consumir cigarros mientras vemos a las cabras bonitas pasar con buena música de fondo. En mirar no hay crimen.

La hermosa y llena de bacanidad llamada Colombina Parra, con chaqueta de cuero, y su voz de mujer tan mujer que dan ganas de ir a abrazarla y quedarse con ella para siempre, atraviesa la Sala A1 con el Aldo en batería y su hermano a la guitarra. Nos vamos afuera a fumar otro cigarro porque estamos enamorados de la idea de ser un Parra, de sentir ser Parra, de pensar en toda esa familia. Tan escudo nacional, tan copihue y ramada. Donde la Colombina es la chica que llegó en moto a interrumpir la fiesta y decirles que hay otro tipo de fiestas. Te queremos muchos Colombina. “Detrás del Vidrio” es como entrar a un Saloon lleno de cowboys yankees donde la única persona que vale la pena eres tú.

IMG_2775

Jorge González – Es muy tarde
Imagen de previsualización de YouTube

Jorge González confirma como por vez un millón quinientos mil que es Jorge González. En #Neutral2014 decidieron que tuviera dos shows para calmar la fanaticada que obviamente iba a traer el Prisionero de San Miguel, ahora con canas, pero con la misma potencia y irreverencia de siempre. No hay mucho que decir de Jorge González más que agradecerle seguir existiendo. Somos muchos los idiotas que mirábamos el “Corazones” como un paquete de salchichas que merece estar guardado en un refrigerador en los noventas. Pero todo lo contrario. Ese disco volvió, vuelve y sigue volviendo como un conchesumadre buena onda que siempre regresa a la fiesta con más alcohol. Y todos lo queremos. Todos bailamos con él. Y todos, absolutamente todos, nos sabemos sus letras al revés y al derecho. Inevitablemente quedándose plasmadas en los corazones, valga la redundancia, de muchas generaciones de chilenos que vuelven donde Jorge para decir, tomados de la mano: Esto es mío y de nadie más.

IMG_2767

Dënver – Olas gigantes
Imagen de previsualización de YouTube

Dënver, Dënver, Dënver. La voz de heroína de película de ciencia ficción de la Mariana y el desplante de un Milton con nuevos colores en la cabeza. Un paseo por éxitos rotundos y marcados. Porque digámoslo: sus discos son matemáticamente armados sólo para tener éxitos. Y por eso su publico los quiere tanto. La explanada llena de fanáticos lo agradece, incluso dándose el gusto de hacer un cover del gran Juan Gabriel. Pero qué necesidad, para qué tanto problema. Hace frío, pero aparece Juana Molina y todos quedamos expectantes con algo que en su gran mayoría no hemos visto, ni escuchado tanto. Y fue una gran sorpresa. Esa argentina como un rayo de luz en la oscuridad del GAM, parejas se abrazan, pop-no-pop pero que sigue siendo pop. Y aparece la cara de tu ex en tu cabeza pero desaparece rápidamente porque no hay tiempo que perder.

Electrodomésticos – Detrás del alma
Imagen de previsualización de YouTube

Los Electrodomésticos dejando en claro que son una institución, el claro ejemplo de que se puede hacer arte en la música, porque la música es arte después de todo. Sabor metálico a dictadura, a lucha, a experimentación, desde hace un tiempo traído al ahora. Cabezas-Paredes abran un local de comida, se harían millonarios. Lo llenarían solamente por el respeto que proyectan sus figuras musicales. Son auras dentro de seres humanos con una actitud frente a la vida que le darían mil patadas a cualquier punketa que se cree punketa y no sabe de verdad lo que es el punk.

IMG_2834

Juana Molina – Vive solo
Imagen de previsualización de YouTube

Lamentablemente para Astro y sus fanáticos el festival no tuvo un final tan feliz. Poco tiempo tuvieron para mostrar su repertorio. Pero al final son cosas que pasan cuando se quieren hacer eventos de categoría. De los errores se aprende. Porque el Neutral es sólo un ejemplo en el vasto mundo de festivales y esfuerzos que existen en este Chile, siempre cambiante, a veces un poco aburrido, pero que trata de aniquilar ese aburrimiento con cosas como esta. Todas las bandas que pasaron este año por el GAM tienen su propia historia, su propio peso. Hay gente que adora a algunas, y gente que simplemente aborrece a otras. Pero eso no quita la satisfacción de ver a un músico, cansado pero con la media sonrisa, con la guitarra al hombro esperando que pase la micro en plena Alameda después de todo lo vivido ese día. 

Comentarios publicados en "Así nos fue en #Neutral2014"

¡Deja el tuyo!
  • 1

    It’s always a pleasure to hear from someone with expertise.

  • 2

    This site is like a classroom, except I don’t hate it. lol

  • 3

    I’m Getting Excited About This Kind Of Beneficial Information Of Your Stuff In The Future