Dos horas de felicidad: Queens of the Stone Age

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1796 artículos

_N1A7767 Por Juan Pablo Prado / Fotos: Gary Go – Lotus Producciones

Quiero hacer una prueba y escribir esto muy rápido, casi como un vómito de lo que fue el paso de Queens of the Stone Age por Chile , porque precisamente eso fue; llegaron 5 tipos al escenario del Movistar y se comieron todo lo que pudieron: escenario, público, aplausos, minas desmayadas y un largo etcétera de momentos que sólo los que abandonamos hace unas horas el Parque O’higgins entendemos. QOTSA no dejó títere con cabeza y de pasadita nos vomitó un arsenal de hitazos que sólo una banda gigante como ellos puede hacer.

La previa
Llevo 15 años más o menos escuchando a estos locos, disco tras disco y ruido tras ruido sin parar, y en esas escuchadas están los mismos de siempre, los compañeros de colegio con los que tenía una banda de rock que pretendía ser la mejor de la comuna y romper traseros. Obvio, no lo logramos, nos pusimos serios y viejos, pero viejos y todos estábamos ahí en el primer concierto que viviríamos juntos, reunidos por la única banda que logra un consenso en nuestros gustos. Lo de hoy no sería una junta más y cerveza tras cerveza lo íbamos reafirmando. Este día no lo olvidaríamos nunca más.

Alain Johannes
_N1A7638 ¿Qué más se puede agregar a todo lo que se ha dicho de Alain? Absolutamente nada. Johannes juega de local y lo sabe, el tipo goza estar en su país con su banda de chilenos y la gente corea sus canciones. Por momentos nos olvidamos de ese mote de ser el “telonero”, de sonar como el pico y que nadie pesque al que le toca encender la noche. Es que es tan cercana su relación con QOTSA que todo lo que va tocando, sus propias canciones y clásicos de Eleven son el complemento perfecto a lo que veríamos en minutos más.

Reach Out suena potente, no sé si perfecto, pero suena muy fuerte, miro a mis amigos y nos reímos de felicidad y ansiedad. Se huele en el ambiente que esta noche quedará grabada en la memoria de las 15 mil que repletamos Movistar Arena.

QOTSA
_N1A7752 Veinte minutos de retraso dan lo mismo. Esto es rock and roll y no una ópera, acá lo que importa es salir vivo tras la hora y media de decibeles que van a golpear nuestras cabezas. Se apagan las luces, la masa empuja hacia delante y yo ahí, siguiendo el ritmo porque si te quedas parado, desapareces para siempre. Millionare desata la furia, van 2 minutos de canción y me pierdo de mis compañeros, todos empujan, todos cantan en un ritual sacado de un libro pagano, el show y los hits siguen sonando fuerte, tan fuerte que lo sientes en tu ropa, en tu pecho golpeando al ritmo de la batería de No one knows. Y ahí estoy yo, disfrutando del momento, mirando de reojo a mis amigos que se perdían entre todos, mirando el escenario, el juego de luces que te podrían llevar a un ataque epiléptico, las chiquillas que salían de sus puestos con cara de muertas por no resistir la presión de la gente que te tiraba de izquierda a derecha, hacia delante y hacia atrás, que formaba mosh’s y que si no estabas recorriendo en círculos y tirando combos, definitivamente no estabas ahí.

Yo empujo, sigo empujando a donde sea, quedo sin polera, unos tipos me abrazan y me gritan cosas de puro éxtasis. Estoy en medio del Movistar revoleando mi camiseta como si estuviera en la sur del Nacional viendo a la U. Ya vamos en la mitad del show y soy feliz, infinitamente feliz.

El final.
Pasan canciones del disco nuevo con gloria, somos varios que ya nos sabemos de memoria el Like Clockwork. Ya caché que se tiran dos canciones viejas y dos nuevas. Make it wit chu  me da un respiro y empujo, empujo sin parar hacia delante. Siento que ya no estoy en edad de estar pegado a la reja, pero a la mierda todo, llego muy adelante, muy cerquita de la reja, miro a mi costado y me encuentro a un amigo perdido desde el inicio del concierto, me abraza, aparece otro, nos abrazamos. La últimas tres canciones las pasamos así, cantando con lo último que quedaba de voz. Un acople interminable marca el fin de todo, recuerdo el año 2002 y a mis 4 amigos de siempre sentados al final de la sala, más flacos, más irresponsables y sin duda más felices. Esta noche nos trasladamos a esos momentos y por cerca de dos horas fuimos los mismos espinilludos  y pajeros que con guitarras de palo y batería prestada soñábamos la quimera del rock & roll imitando a los que en ese momento eran nuestros héroes.

Gracias por todo Queens of the Stone Age. Gracias por esta felicidad, amigos.

Acá una captura pirata hecha por fanáticos de México del concierto en el Movistar Arena. Imagen de previsualización de YouTube

Setlist: Queens of the Stone Age @ Movistar Arena. 5/10/2014
Spiders and Vinegaroons
You Think I Ain’t Worth a Dollar, but I Feel Like a Millionaire
No One Knows
My God Is the Sun
Smooth Sailing
In My Head
I Sat by the Ocean
Kalopsia
Feel Good Hit of the Summer
The Lost Art of Keeping a Secret
The Fun Machine Took a Shit and Died
In the Fade
If I Had a Tail
Little Sister
Fairweather Friends
Make It Wit Chu
Sick, Sick, Sick
Go With the Flow
Encore
Mexicola
A Song for the Dead
The Washington Post (John Philip Sousa)

Comentarios publicados en "Dos horas de felicidad: Queens of the Stone Age"

¡Deja el tuyo!