Chancho: ¿Qué es la comida chilena?

Publicado por Cha Giadach

Archivo: 955 artículos

Screen Shot 2015-05-19 at 7.25.24 PM ¿Qué es la comida chilena? ¿Existe? ¿Tenemos platos insignia del que estemos orgullosos como nación? ¿Es mejor dividirnos en regiones a la hora de hablar de este tema tan complicado? ¿Tenemos alguna receta que se pueda comparar a nuestro escudo nacional? Es difícil responderlo. La comida chilena es una mezcla de muchas cosas, de cosas del extranjero, de elementos autóctonos y de cómo aprovechamos todo para hacer algo completo. Porque según mi opinión, y es mi opinión no más, en Chile no sazón. No hay sazón porque predomina la idea de llenar la guata, de tener un plato grandote, antes que el sabor. Lo cual está bien, o puede que esté mal. Todo depende del punto de vista. ¿Qué sabor se puede identificar con Chile? No sé… ¿La cebolla? ¿El merquen? Puede que sea muy chileno, pero estos mismos sabores se replican en otros lugares de Latinoamérica, e incluso en lugares muy lejos y nada que ver con nuestra gastronomía local.

Encuentro que todo es culpa de los supermercados, del poder, de los comerciales que han influido en nuestras cabezas a la hora de decirnos que es rico y que no es rico.

SABOR CHILENO

Cuando la gente vive fuera de Chile lo que más echa de menos son los alimentos simples, cosas mínimas que uno cuando vive en esta patria tal vez no toma en cuenta o simplemente no les da importancia. He aquí algunas cosas que considero sumamente importantes a la hora de pensar en la mesa chilena. Ingredientes que hemos olvidado, o que hemos transformado en cosas que en verdad no son lo que parecen. Si queremos estar orgullosos de lo nuestro, de una puta vez por todas, por favor lean esto de forma urgente y exagerada y mándeselo a todos sus familiares, amigos y conocidos.

Pescados y mariscos: Consumir de esto debería ser derecho de todos los chilenos. Especialmente entre los niños. Es alarmante que el consumo de pescados y mariscos no tenga cifras exorbitantes en este país que prácticamente tiene mar cerca desde cualquier lugar donde estés parado. Es culpa de todos que nos dejemos llevar por la industria, por los poderosos de siempre y que no tomemos nuestro mar en serio. Por eso pienso que deberían darle todo el mar a Perú y Bolivia, ellos van a saber que hacer con el. En Perú ya hacen lo suyo y funciona de maravillas, y no hablo de la industria pesquera, hablo de devolverle al mar su calidad de patrimonio cultural, social y económico. Que sea beneficioso para todos. Los vecinos del norte son ejemplo a seguir. Con esto dicho… cada vez que vaya a la feria y vea el puesto de pescados, cómprele de todo, aproveche que tenemos todo eso antes que desaparezca. Instruya a los suyos de cómo preservar, de cómo consumir esos productos marinos que están entre los más ricos del mundo… si es que no tienen mercurio.

La marraqueta y la hallulla: Sí. Algo tan simple y maravilloso como estos dos tipos de panes, cuyos nombres cambian según la región, se echan de menos cuando el chileno vive lejos. La cultura del pan en Chile es fuerte. Y es una lastima que estén muriendo las panaderías y estemos tornando al maldito pan inflado de los supermercados. Este es un llamado también a la recuperación de la harina como producto digno, y sin aditivos. Los cabros chicos se están olvidando del verdadero sabor a pan. Y de pasada deberíamos volver a la hermosa y antigua bolsa de pan de genero, como para darle la pelea a la bolsa de plástica de una vez por todas. He dicho.

Las verduras: Otra victima de los supermercados y de los insecticidas. Puedo sonar como un huevón utópico y desorbitado pero en Chile necesitamos que vuelvan las huertas, las chacras y hay que ponerlas en todas las esquinas del terruño. ¿Por qué? Porque consumimos pura mierda. Pura mierda bonita, brillante y pulcra. Verduras hermosas que de sabor no tienen nada, y están llenas de más mierda química y quien sabe que más. Los que saben de comida tienen muy en claro que las verduras más feas son las más ricas. Y si usted tiene corazón y le importa lo que tiene en frente haga un esfuerzo y deje de ir a su supermercado más cercano y cómprele a la señora de cualquier puesta que encuentre en cualquier lugar de Chile. De seguro se quebró el lomo sembrando y cultivando, y de seguro viene de muy lejos a vender lo suyo. Si apoyamos esto van a volver los tomates, las lechugas, las zanahorias (verduras más consumidas en Chile), las cebollas y los ajos de verdad. DE VERDAD. Cuando hagas un pastel de choclo o una humita con choclo de verdad nunca más vas a ir a al pasillo de congelados.

La carne en todo su espectro: Otro gran cadáver putrefacto que lamentablemente todos consumimos en porcentajes altísimos gracias a las cadenas. No estoy diciendo que la carne sea mal, no soy vegetariano, ni vegano, es imposible que lo sea, no me gusta la idea. Pero apoyo el vegetarianismo y veganismo a la hora de que la excusa primordial sea la producción de carne de todo tipo de animal. Es una aberración a la naturaleza y sólo funciona a beneficio del mercado. Y ojo que apoyo a los compañeros vegetarianos y veganos, no tengo nada en contra de ellos, es más los admiro por su postura. Especialmente porque en Chile consumimos mierda envasada y bien cortada que nos tienen listos los supuestos carniceros de supermercado. Miles de vacas, chanchos, pollos y cualquier cosa que camine destinados a un asado comprado en oferta. Vacas, chanchos y pollos intervenidos con muchas asquerosidades para que terminen ahí en tu asado mal hecho. Porque no es llegar y poner una carne en la parrilla, te digo a ti guatón retardado. Y vuelvo a lo utópico: Ojala que si el mundo sigue en esta moda de volver a lo orgánico, y de ser súper hippies y todas esas porquerías ojala que aparezcan los mataderos de barrio. La carne de vaca feliz. Por el sabor, la nutrición y por el orgullo de todos los chilenos buenos para el hueveo a la hora de ver un partido.

Pueblos indígenas de Chile: Si en algo hemos fallado como país, y de forma violenta, es no darle crédito a los pueblos originarios. Y de la mano de esto va el hecho de que en verdad no tengamos una identidad profunda a la hora de hablar de comida. Es cierto que con el merquen todos se acordaron de los mapuches en términos gastronómicos. Pero hay mucho más que eso. Tenemos indígenas, algunos lamentablemente extinguidos o en vías de, en todo nuestro país. De cada uno de ellos podemos rescatar tradiciones, formas de cocinar y miles de recetas que son más ricas que la chucha. Tengo muy en claro que hay chefs y cocineros en todos lados que recurren a ellos, pero necesitamos más que eso. Tal vez si tenemos una especie de comunicación culinaria constante con todas estas etnias capaz que podamos recién ir formando esa rara concepción de la “comida chilena” que encuentro que aun no existe. No existe en nadie realmente. Es un concepto raro.

(FIN DE LA PRIMERA PARTE)

En la segunda parte voy a hablar de lo que me gusta llamar el “maldito elitismo gastronómico”.

Gracias por leer, haga comida en su casa, sírvale con cariño a sus cercanos, muerte a la chatarra mal hecha.

Con amor,
Cha Giadach.

Comentarios publicados en "Chancho: ¿Qué es la comida chilena?"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    rakls

    Y qué pasa en regiones? Otro cuento centralista de Disorder

    • 1.1
      Cha Giadach

      Vivimos en Santiago, como vamos a hablar en nombre de las regiones? Y en todo caso se nombran las regiones en este texto que tiene 3 partes. No hemos subido las otras dos. Saludos.

  • 2
    Kim

    Siempre he pensado que la «comida Chilena» está en segundo plano y es media insípida con sus sabores minimalistas (pocos aliños: ajo, cebolla, a veces comino, orégano o ají color) y que nos hemos apropiado de recetas de afuera como si fueran Chilenas, lo que es muy raro.

    Concuerdo 100% en la parte de los productos del mar, no se les saca partido a un montón de materia prima que nuestro país vecino Perú tiene resuelto hace rato. Además de la poca oferta en restaurantes y pescaderias (existen?)

    Apoyo plenamente lo de la marraqueta y la hallula pero faltó la dobladita. mmmm que rico.

    Se me antojó una empaná de mariscos.
    Saludos!