Dismaland de Banksy, el comercial