El triste triunfo Trump

Publicado por Cha Giadach

Archivo: 955 artículos

Por Francisca Gallardo M.

Digamos las cosas como son: los gringos están del chape.
Actualmente, hay una realidad que respalda esta afirmación. Se llama Donald Trump y es muy probable que sea el principal contendor de la demócrata Hillary Clinton, a quien apoyó en su candidatura del 2008.
Este escenario quedó demostrado en la semana cuando el mega empresario ganó el “Súper Martes” y después, en el debate de primarias republicanas, le hizo bullying a sus otros tres competidores, cuál más ñoño que otro. Fueron devorados vivos por esta fuerza de choapino naranjo. Mientras ellos, en promedio hablaban cuatro minutos por tema, Trump ignoraba las reglas y hablaba doce.

Pero hay que ver más allá del obvio desagrado que genera esta persona (excepto en Putin quien le regaló palabras tales como “es un hombre muy…. talentoso” – aunque recordemos que este gesto viene de un presidente cuyas políticas incluyen matar a periodistas, homosexuales y cualquier opositor que se interponga en su camino). Trump es una persona astuta. De eso no cabe duda. No tiene afiliación política con nadie, independiente de que actualmente esté representando al Partido Conservador, de alguna manera siempre se ha declarado como una ameba política que se adapta a los tiempos. No tiene lazos ni apegos, pero ha logrado convertir su nominación en una tarjeta segura y encaminada hacia la Casa Blanca. ¿Cómo? Apoyado por un discurso aparentemente representativo de un alto porcentaje de norteamericanos. Es un hombre que ha verbalizado lo que muchos piensan en ese país: los inmigrantes mexicanos son una lacra, los musulmanes son culpables de hasta los asesinatos en los colegios y que el cambio climático es una alharaca mentira, entre otros. Es como si hubiese llegado el héroe de las personas que, en su infinita idiotez, pensaban esto mismo pero no podían expresarlo. Sin embargo, con Trump este sueño de pensar como Hitler y hablarlo como si fuera políticamente correcto, se convierte en una realidad aceptada. Es el nuevo sueño americano.

En este pseudo análisis, cuestiono si varios de ellos han visto el clásico “Volver al Futuro II”, donde Hill Valley está completamente futurizada por el “temido” Biff Tannen. Un hombre sin escrúpulos, ambicioso, ignorante y con un tupé ridículamente parecido al de Trump (asumiendo que tiene uno). Entremos en esa caricatura ¿Acaso no se imaginan ese futuro desgraciado con Donald? Mujeres pechugonas por todos lados, harta Miss Universo versión Réquiem para un Sueño, mucha pandilla pero de red necks (porque sería un país básicamente sin inmigrantes), harto petróleo derramado en las calles y mucho edificio doré? Bling, Bling!

Los gringos definitivamente están del chape.

Comentarios publicados en "El triste triunfo Trump"

¡Deja el tuyo!
  • 1
    OSV FRK

    los gringos tendrían el presidente que se merecen realmente…. o no???