Ese sueño comienza ahora.

Publicado por Juan Pablo Prado

Archivo: 46 artículos

Por Omar Téllez 

Siempre recuerdo las clasificatorias a Francia 98 para entender que las cosas cuestan más de la cuenta muchas veces, años en que la cábala que tenía con mi viejo era ver los partidos en casa de mi abuelo, sentados frente a una tele marca Sharp (esas que tenían “la media” caja detrás de la pantalla) donde grité con el alma el gol de Salas frente a Uruguay en el nacional, con ese equipazo que lo respaldaba Margas y Reyes fijo en defensa, el Beckham chileno (¡Qué mal apodo ese, oh!) junto al Coto, el Guatón Vega, Estay o Musrri que siempre estaban a disposición del Pelao Acosta para jugar en el medio, y con dos monstruos en delantera como Zamorano y el Matador. (Si no te sabí esa formación de memoria es un pecado po) Era sabido que en esos tiempos la calculadora era nuestro mejor amigo, que la táctica la dejábamos a la suerte de la olla y el esquema de juego era según el rival de turno, por supuesto, siempre con más ganas que fútbol, pero a pesar de eso siempre habían chispazo de alegría que nos hacían abrazar sin importar quien tuviéramos al lado y por eso siempre es bueno recordarlo, como de seguro lo haremos con esta generación en cada sobremesa, tiempos muertos, futuros hijos, futuros nietos o hasta los aliens (si nos salvan de las garras de Trump).

El punto de todo esto, es ser más honestos que nunca, es que por primera vez sentimos que si llegamos al Mundial (por todos los santos del mundo mundial espero que así sea), podemos ser campeones del mundo. Sí viejo, campeones del mundo, las copas nos avalan, la generación de los mejores futbolistas también, por eso me pregunto ¿Por qué no? Pero para lograrlo, para creernos ese cuento, para hacerlo real y no se quede simplemente en la fantasía, llegó el momento de demostrarlo, ¡Y ese momento llegó ahora! En estos dos partidazos debemos demostrar quienes somos, porque estos dos equipos “nos tienen sangre en el ojo,como diría un buen amigo”, nos quieren desangrar las ganas, matar la pasión y por sobre todo, robarnos la ilusión, esa que tanto nos costó tener, por eso ahora más que nunca debemos alentar, saltar y gritar, para que no nos destruyan a mano armada este sentimiento que nació en los pies de Alexis frente a Romero, que se reafirmó gracias al penal del Gato y seguiremos relatando hoy frente a Colombia, y el martes con Uruguay. Por eso, si ya estuvimos en las malas con el Cóndor Rojas, en luto por el mundial de los yankis y sufriendo con la recordada selección que logró llegar a Francia 98, hoy llegó el momento de ser más valientes que nunca, de ponerle el pecho a las balas, sin pergaminos, jugando al fútbol que aprendimos con el Loco y pulimos con Sampaoli, porque sí, llegó el momento de hacer historia y nosotros somos los testigos.

¡Vamos Chile, Vamos Campeón!

Comentarios publicados en "Ese sueño comienza ahora."

¡Deja el tuyo!