Entre por luca a un festival punk y fui más feliz que la mierda

Publicado por Juan Pablo Prado

Archivo: 46 artículos

Mis pasos me dirigieron hasta La Juguera, un bar conocido en el under del punk santiaguino. El cartel anunciaba un pequeño festival llamado “Juntos pero no revueltos” con bandas que alguna vez leí en uno que otro cartelito tamaño carta pegado por ahí. Esa noche tocaron Sin Lencería, Pancho Malo y los Care Sable, Vadka y Loco Peiro. Lo mejor de todo el precio de la entrada: Una luquita solidaria.

Ya adentro me empapo de un espíritu que pensaba extinto desde la época en la que estaba en el colegio donde todo era más precario y donde todo sonaba como el pico, pero si más honesto y menos pretencioso que ese millón de bandas que quieren parecerse a DIIV o Mac DeMarco.

15205746_985873011516833_1865452618_o

Me siento con una Escudo de litro y comienzo bajarla mientras Loco Peiro abría los fuegos en una sala casi vacía. Par ser justos con la banda, era muy temprano y la gente en Santiago tiene esa costumbre de mierda de llegar tarde a las tocatas y por lo tanto todo se atrasa, pero bueno. Ahí estaba, viendo a una banda que pese a todo sonó como debe sonar una banda de punk: como un cañón. Lo mismo con Vadka. Una banda con 21 años de ruedo en el HXC punk que se hace sentir en ese pequeño escenario de La Juguera y que claramente convoca más público. El ambiente que buscaba, ya se estaba generando: Las cervezas corrían de mano en mano y el carrete se armaba afuera, como lo ordena el punk. En ese ambiente converso con cualquier persona, me cuentan que vienen por Sin Lencería y Pancho Malo y Los Caresable (La primera un banda de punk feminista y la otra de cumbia, pero marignal).

15195868_1124109721034859_35916518890801005_o

Y acá la cosa se pone ruda. Se exponen sin tapujos temáticas que no encuentras en otros lugares (los de moda). Acá hay solidaridad y conciencia de clase en dos formatos muy distintos pero que conversan perfectamente. En Sin Lencería y Pancho Malo hay calle y mucha. Y acá quiero deslizar una crítica a los “medios alternativos”, vuelta loca con la misma escena Barloretística. Cabros, hay muchas bandas que merecen la atención  y Sin Lencería es una de ellas. Tres chicas demasiado jóvenes pero que arriba del escenario se hacen grandes. Que hacen de Demolición de Los Saicos, algo mucho más intenso y de sus canciones, algo que perfectamente podrías cantar en alguna marcha contra la violencia de género.

15128828_736272599859715_5536974431359926781_o

La tocata sigue perfecta y la fiesta se desata con Pancho Malo y Los Caresable, que son todo lo opuesto a esas bandas de cumbia infumables, llenas de clichés jugando a ser marginales. Porque los que somos de población, sabemos que no lo son. Y esta banda precisamente no necesita una guayabera para demostrar sabrosura. Porque lo de estos locos del Peda es rock puro en clave tropical. Es marginalidad y  balazos que corren por los techos de las poblaciones. Y a eso es a lo que le cantan.

 

Me siento en casa, entiendo los códigos y me entrego al vacile.

Hace rato no llegaba con esa sensación a mi casa después de una simple tocata. Hace rato no veía camaradería entre bandas y público y esa noche que de cueazo llegué a este festival, comprendo que en lo más sencillo, nace lo más sincero.

Gracias por el punk, cabros.

Comentarios publicados en "Entre por luca a un festival punk y fui más feliz que la mierda"

¡Deja el tuyo!