¿Cómo es la última de Lars Von Trier y por qué ha sembrado el pánico en Cannes?

Publicado por Pablo Bustamante

Archivo: 106 artículos

von trier1

Lars Von Trier ¿te suena? ¿no? Escenas en el cine donde una mujer se mutila el clítoris con unas tijeras oxidadas, sexo real puro y duro, bebés cayendo desde altura o abortos demasiado gráficos son parte de su historial. Eso en la pantalla, fuera de ella el director danés tiene un prontuario igual de polémico considerando que fue declarado persona no grata en Cannes durante largo tiempo y que ahora, 7 años después del episodio donde dijo que entendía a Hitler y donde posteriormente se declaró como nazi, vuelve a sembrar el caos con “The house that Jack built“, su última película.

La cosa fue así: Tras años de exilio, Von Trier regresó al aclamado festival (que digámoslo, cada año tiene una película que viene a escandalizar a los críticos) con su nueva cinta y el público arrancó de la sala como bichos cuando levantas una piedra. El exceso de violencia indignó a los críticos al punto que muchos de ellos se volcaron a sus redes sociales no solo para manifestar su descontento, sino también para cuestionar al festival por elegir una película como esta para ser exhibida.

Vomitiva, demente o repugnante han sido algunos de los calificativos que quienes asistieron a la función de hace algunos días en Francia lanzaron como dardos filosos sobre “The house that Jack Built”. Nada nuevo para Von Trier, claro está, además de ser la mejor publicidad posible para un film, pero de qué va realmente su última película que ha provocado una ola de reacciones negativas y éxodo en sus presentaciones.

Primero y para resumir, “The house that Jack built”, la tensa película del director danés protagonizada por Matt Dillon, trata sobre un asesino en serie en la década de los 70’s al cual seguimos durante 12 años de una vida plagada de mutilaciones y estrangulamientos sobre diversas víctimas, principalmente mujeres, aunque también algunos niños y animales. Escenas fuertes. Poco recomendadas para estómagos sensibles. Para casi nadie en realidad.

Jack es un asesino despiadado, pero que trasciende la maldad y considera sus “trabajos” como verdaderas obras de arte. Visualmente intensa y de cierta manera hermosa, la película no solo “incomoda” por su contenido explícito, sino también por su tono discursivo que desafía incluso la contingencia y juega provocativamente con el hecho de que las mujeres se hacen las víctimas y los hombres nacen culpables. Porque al final, el cine de Von Trier es eso, romper con todo, no casarse con nadie.

Para muchos, en tiempos de temas intocables, el danés sacó pasaje de ida hacia la decadencia, pero con él nunca se sabe, porque los límites nunca son tan claros y lo que para algunos fue vomitivo y angustiante, para otros fue una obra compleja, pero digna de admiración por lo mismo, por jugar con los límites y recordarnos que de la controversia también viene el análisis para entenderlo todo. La maldad y las vacas sagradas, en este caso.

Comentarios publicados en "¿Cómo es la última de Lars Von Trier y por qué ha sembrado el pánico en Cannes?"

¡Deja el tuyo!