Dënver, la despedida: Más que un adiós

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1732 artículos

denver1

Texto y fotos por Juan Carlos Ponce

Dënver se terminó. La banda aconcagüina dijo adiós tras más de una década de actividad sobre escenarios, 4 discos, misma cantidad de EP’s y hasta una banda sonora de un corto animado premiado con un Óscar. Así, tal cual. No es poca cosa. No cualquiera la cuenta. Y es que además, el adiós de Dënver encierra mucho más que su música, porque también está la sangre, sudor y lágrimas que le pusieron a impulsar y profesionalizar una escena independiente que se ha ido afianzando. De nuevo, no es poca cosa.

Lo del otro día en la Blondie más que un adiós fue un GRACIAS (si, con mayúsculas). El dúo de pop compuesto por Milton Mahan y Mariana Montenegro dio un show de clausura de carrera doble tras agotar todas las entradas para una fecha que inicialmente era única. Y en la primera de estas presentaciones se mandaron un performance que duró casi dos horas y que comenzó con casi una de retraso aprox, cerquita de las 22 hrs cuando las luces bajaron su intensidad y subieron al escenario los protagonistas de la noche. El retraso quedó en el olvido luego de presenciar lo que nos tenían preparado, obvio.

Con una Blondie llena y un público impaciente, la fiesta comenzó luego de escuchar las primeras notas de “Diane Keaton”, tema que forma parte de “Música, gramática y gimnasia”, disco del año 2010 y que sería el comienzo de un repaso por toda su discografía y de una noche llena de emociones. Pero dejemos hasta aquí la reseña, review o como quieran llamarle, no me detendré a analizar cada uno de los temas interpretados por los sanfelipeños, no soy el indicado para hacerlo, no soy un “dënversaurio” (como se autodenomina el fanclub de la banda), soy más bien un ignorante en su música y como ignorante en su música les puedo decir que me llevé una grata sorpresa.

El show fue una muestra de agradecimiento a los fanáticos que estuvieron presentes, el dúo no solo se preocupó de tocar todos los éxitos que los llevaron a distintos lugares fuera del país, sino que además tocaron canciones que varios de los presentes no se esperaban, se tomaron el tiempo para dirigir palabras al público, para agradecer a los integrantes de su equipo técnico y artístico, a familiares e incluso Mariana se preocupó de preguntar por el micrófono si su papá había logrado llegar al recinto (un momento bastante tierno), el que respondió con un fuerte silbido que en palabras de ella es característico de su familia, compartiendo así con los presentes parte de su intimidad. Ver a músicos con ese tipo de conexión con su público se agradece y hace olvidar todos esos egos que inundan la escena musical (y que tan mal le hacen).

Fue una noche triste, pero al mismo tiempo alegre. De agradecimiento mutuo entre los que estaban sobre el escenario y los que estábamos frente a él. Dënver se va, pero al mismo tiempo se queda. Suena raro, pero es real.

Te dejo ahora las mejores fotos de la noche.

denver 2,1denver 3,1denver 4,1denver 5,1denver 6,1denver 7,1denver 8,1 denver 9,1

Comentarios publicados en "Dënver, la despedida: Más que un adiós"

¡Deja el tuyo!