“Ojalá les cortaran la cabeza a todas las personas en el poder”

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1733 artículos

Por Matías Matto

La noche del viernes pasado fue una fecha épica para los seguidores de las fiestas Enter D Noise ya que en cartel de artistas tenían a la banda argentina radicada en Berlín Mueran Humanos, además la banda chilena Follakzoid y los acompañaban una nueva camada de djs que completaron la noche con sonidos tecno y dark.

Eran casi las 2:00 am cuando Mueran Humanos (Carmen Burguess y Tomás Notcheff) comenzaron a hacer sonar sus instrumentos, los sintes de Carmen con el bajo con efectos de Tomás hicieron retumbar el lugar de la fiesta. De a poco las tinieblas comenzaron a llenar el lugar gracias a las máquinas de humo y la poca iluminación que tenía el escenario y ya en el segundo tema “Horas Tristes” la banda comenzó a sentirse en un lugar que a ellos les gusta. Pidieron más volumen en los instrumentos, mientras la vieja casa donde era el evento siguió retumbando y más asistentes comenzaron a cabecear y hacer bailes siguiendo las melodías que a ratos se sentía como NIN, a ratos com Kraftwerk, un poco de Gary Numan y el último de Twin Peaks.

Después de casi una hora de show donde mostraron sus mejores canciones dieron paso para el show de Föllakzoid y después a la fiesta que se alargó hasta el amanecer.

Conversamos con Mueran Humanos de surtido variado y salió esta linda entrevista.

¿Qué les pareció el ambiente tecno dark chileno?

Tomás: Esta visita la organizaron Enter D´Noise, que también son Der Nautilus y Amusia Noise, con ayuda de Cristóbal, de Raw C. Fue amor a primera vista con ellos cuatro, como si nos conociéramos de toda la vida. Me encantó su música, su movida y ellos.
Carmen: Yo no soy una persona entendida en materia de tecno, pero con dos noches en Chile me quedé bastante impresionada por la calidad de lo que vì.

¿Qué conocieron de Chile?

Carmen: A nuestra pandilla chilena, nada menos. Es maravilloso llegar a una ciudad y dar con la gente indicada.
Tomás: Dichos amigos, no dio para nada más, fueron tres noches salvajemente mágicas, del día ni me preguntes. Y la disquería Kali Yuga, muy buena.

¿Qué se llevan como recuerdo de su primera vez en Chile?

Tomás: Conocer a estas personas, lo mejor. Y al público, se notaba que nos estaban esperando, así como nosotros esperamos muchos años que se dieran las condiciones para venir, se sintió como una celebración, fue alucinante, al menos para mí, aunque no veía nada en el escenario y por eso me equivoqué bastante al tocar, lo siento.
Carmen: La última noche en Santiago hice una especie de peli que es una auténtica locura, en el after despedida, todos interpretando simples consignas que les iba indicando, y algunas cosas que simplemente estaban pasando. Yo filmaba con mi videocámara. Cristóbal, Matias, Majo, Ale, Tomás, y un par de chicas más. Fue hermoso, y la cinta quedó brutal. Creo que ya tengo el nombre.

¿Conocían a Föllakzoid? ¿Qué les pareció el show?

Tomás: Claro, tocamos en el Berghain hace unos años juntos. Me pareció interesante cómo se reinventaron, lo que tenemos en común con ellos es el trance.
Carmen: Conocíamos la formación anterior, y a ellos de compartir fechas en Europa. Me gustan, no todas las bandas tienen por qué ser intensas, y generan un sonido elegante. No es para mirar el escenario durante todo el show, si no mas bien para escuchar o bailar o andar por ahí. El baterista toca increíble. VCNZO me parecieron brutales, y Der Nautilus dieron un set electrónico re fino.
Tomás: Der Nautilus me voló la cabeza, como tecno subacuático, super triposo.

¿Qué otros artistas chilenos conocen y con cuales les gustaría tocar?

Tomás: No conocemos casi nada. Me gustan los Pinochet Boys y el álbum “Viva Chile!” de Electrodomésticos, pero son del siglo pasado. Y a Chicos de Nazca y Matías Aguayo, porque están en Berlín, nada más, manden info.
Carmen: Eso, manden data!

Algo que nos une entre Argentina y Chile es el conflicto mapuche ¿qué opinan de lo que actualmente se está viviendo?

Carmen: Opino que me gustaría que les cortaran la cabeza a todas las personas en el poder, en todo el mundo. Y que los mapuches me gustan. No soporto la ambición desmedida, en ningún ámbito. Es sinónimo de miseria espiritual.
Tomás: No tengo mucha información de lo que se está viviendo en este momento, no puedo dar una opinión específica de la coyuntura actual, pero está claro desde hace años que a la Patagonia tanto chilena como argentina se la están disputando poderes imperiales, corporaciones contaminantes y millonarios que quieren salvarse de un supuesto apocalipsis ecológico, es desesperante lo que están haciendo con la tierra más hermosa del planeta. El racismo estructural de los argentinos y chilenos más la manipulación mediática no les permite darse cuenta de que los mapuches no son los extranjeros que vienen a robarse la Patagonia, los extranjeros que se vienen a robar la Patagonia son los otros. Yo creo que deberíamos dejarlos en paz y acercarnos a ellos. El argentino de clase media siente más identificación con Luciano Benetton que con un mapuche porque se siente italiano, pero no se da cuenta de que sus bisabuelos italianos (como los míos) eran campesinos pobres que vinieron huyendo precisamente de gente como Luciano Benetton, que los hundía en la miseria de la misma forma que lo está haciendo con los mapuches, o para qué te pensás que un europeo en esa época iba a dejar todo atrás para irse al fin del mundo. Es una paradoja histórica que cuando la pensás te explota la cabeza, pero no tiene nada de sorprendente porque esa es la función del racismo y la razón por la cual los poderosos lo fomentan: identificarte con tus opresores y ponerte en contra de otros oprimidos. Es un poco como el fenómeno Trump, blancos pobres que creen que el trabajo se lo quitan los inmigrantes mexicanos y votan a la corporación que se los está quitando a ambos, al inmigrante y a ellos. Estupidez humana al 100%.

Comentarios publicados en "“Ojalá les cortaran la cabeza a todas las personas en el poder”"

¡Deja el tuyo!