Estos son los imperdibles de En Órbita 2017

Se viene bueno En Órbita. Muchas actividades toda la semana y un cierre maestro. Toda la información que necesitas la puedes encontrar tras el salto

Disco Eterno: “Goo” (1990)

¿Qué seria de la música hoy en día sin este disco? No somos nadie para andar dictando cátedra. Pero acá nuestra columnista Rossana Montalbán deja en claro la importancia de este álbum de Sonic Youth.

Fotoreporte: Lee Ranaldo en la Ex-Oz

El tatita Lee Ranaldo de Sonic Youth estuvo tocando en la Ex-Oz el pasado fin de semana, mostrando “Between The Times And The Tides”. Estas son las fotos.

Dom 14: Lee Ranaldo (Sonic Youth) & Los Dust @ Ex Oz

El músico estadounidense Lee M. Ranaldo, llega a Santiago el domingo 14 de Julio a la Ex-Oz, para realizar un show junto a su banda soporte Los Dust, para presentar lo mejor de su material solista, especialmente su último disco: “Between The Times And The Tides”, el noveno disco de estudio del músico, editado en […]

Ráfagas ante tus ojos

En esta nueva sección de Disorder, gente común y corriente, pero con alguna particularidad—o incluso: con alguna rareza—arma o comenta lista de videos de todo tipo. En esta ocasión: un especial de clips que incorporan técnicas o recursos de caleidoscopios son reseñados por una valdiviana fanática de Joy Division y, claro, de los caleidoscopios. Una nueva onda que en los últimos meses hemos vistos en trabajos para Lee Ranaldo (Sonic Youth), Jay-Z & Kanye West, LCD Soundsystem, Factory Floor, entre otros. Corre video.

Sonic Youth en el establo: polvo cósmico

Me sentía como el espantapájaros incendiándose en la portada del Bad Moon Rising: era una calurosa tarde de domingo, con el sol cayendo implacable, y con Sonic Youth tocando en Club Hípico como si el mundo fuese a desintegrarse de un momento a otro. Reunido junto a unas diez mil personas en medio de ese inminente holocausto —con el sacrificio a cuestas de esta banda que amenaza con desaparecer luego de 30 años, 17 discos, 46 videos y 996 guitarras violentadas— no había más que soltar un poco de tensión mediante dos polos opuestos: con un sonido delicado y un tanto inquieto por un lado y una sensación de cataclismo cercano por el otro.