Columna: En Santiago no hay un lugar tan bacán como ‘Máscara’

Una encuesta realizada por la Universidad Católica de Valparaiso revela que viñamarinos y porteños no se llevan muy bien. En Pancho tratan a los otros de ‘cuicos y quebrados’, mientras en Ñavi encuentran que Valparaiso es una ciudad de gente poco educada. Poco y nada le importa esto a Francisco Campos, un coyhaiquino que tras vivir nueve años en la ex-Quinta Región, abandona la ciudad donde estudió para venir a la capital. De carretes, asaltos y pensiones más un constante ir y venir entre Viña y Valpo va la siguiente columna, publicada originalmente un miércoles a las 6:30 de la mañana vía Twitter.