Violines punk, ketamina y prostitución: una historia real

Al principio no hacia privados, pero le empezaron a ofrecer plata. Su historia parte en una palurda cantina del sur y termina en el mismísmo Passapoga de Providencia, pasando por centros de rehabilitación y colegios adventistas. Fotos y una historia de violines, ketamina y prostitución, después del salto.

El prostíbulo popular

La Plaza de Armas de Santiago tiene una dualidad llamativa: de día es un circo abierto donde improvisados artistas muestran sus habilidades, la gente pasea tranquila y se sienta a tomar o comer alguna cosita. De noche, se convierte en el prostíbulo popular. Aquí llegan las putas que no están tan buenas, las que no se venden en El Golf ni van a hoteles caros. Aquí también se iniciaban niños. O quizá todavía lo hacen.