Los mejores discos de los noventas

Publicado por Francisco Campos

Archivo: 473 artículos

Beavis&Butthead

Me carga leer sobre música, siempre lo he dicho, porque quienes escriben sobre música, en su gran mayoría periodistas, pretenden pararse sobre un pedestal de objetividad musical al momento de criticar a un grupo o a un disco, la que no existe, digan lo que digan, y caen en los lugares comunes de la comparación forzada, de los detalles técnicos, que a muy pocos interesan, y en la cita de otros grupos y de otros discos inspiradas muchas veces en la auto referencia. Además, voluntaria o involuntariamente, usan frases maqueteadas y clichés que, por lo menos a mí, me parecen muy snobs. Como si el que escribe tratase de escupirte en la cara que sabe más que tu.

Por otra parte, también me carga escribir sobre música porque carezco de la objetividad musical y me sería imposible hacer una reseña de un disco que no conozco o de algo que no me gusta, porque, gracias al cielo, no soy un melómano como Franzani, ni un cornetero como el mencionado anteriormente, para encontrar bueno todo lo que tengo por delante.Como no soy periodista y como disorder es un medio muy generoso, me he pasado por la raja toda la objetividad (y los detalles técnicos, y el snobismo y la melomanía) y la ética periodística, en un arranque de subjetividad  y pichuleo musical y he confeccionado un (mi) ranking con los diez mejores discos de la década de los noventa. Solamente de los noventa porque es la década que mejor conozco musicalmente y no puedo permitirme tanta subjetividad en un mismo artículo.

El orden del 10 al 2 no tiene mucha relevancia, para mi todos son igual de buenos.

10.- Tori amos – Little Earthquakes (1992)

Tori-amos-–-Little-Earthquakes
Antes de que Tori Amos se hiciera conocida, las solistas femeninas tenían como el estigma de que cantaban puras huevás, es cosa de escuchar a la Debbie Gibson o a la Tiffanny o a la Martita o a la misma Madonna para darse cuenta, pero la Tori se sentó en su pianito con el corazón hecho mierda, lo abrió y despotricó contra todo el mundo, sobre todo contra los hombres sin caer en el feminismo, mucho antes de que lo hiciera la Alannis, y el resultado es este discazo que marcó un antes y un después en la música hecha por mujeres.

9.- Kula Shaker – K (1996)

Kula-Shaker-–-K
En la segunda mitad de los noventa, cuando los cabros granch se estaban calmando, se dio eso que en MTV le decían “la invasión británica”, o si lo prefieren en snob “the british invation”, y aparecieron un montón de grupos ingleses rockeros, drogos, buenos pa la chupeta, contestatarios, pero eso si, bien vestidos, no como esos zarrapastrosos de Seattle. Uno de esos grupos fue Kula Shaker. Estos locos estaban metidos con toda la volada hindú pero no rayaban tanto la papa como otros que se juraban George Harrison. A pesar de su corta vida, y de su corto éxito, fueron capaces de hacer este tesoro.

8.- Oasis – (What’s The Story) Morning Glory (1995)

Oasis-–-(What’s-The-Story)-Morning-Glory
En la anteriormente mencionada “british invation”, los brocas de Oasis llevaban la batuta del brit-pop gracias a este disco. En chilito no se supo mucho de su primer disco así que Wonderwall fue la primera canción que sonó harto, aunque, la verdad de las cosas sonó más que la chucha, al punto en que llegó a hastiarme la canción y el grupejo este. Sin embargo, a pesar de la sobredosis de Oasis que tuvimos le tengo el suficiente aprecio y respeto para incluirlo en este ranking.

7.- Ben Folds Five – Whatever And Ever Amen (1997)

Ben-Folds-Five-–-Whatever-And-Ever-Amen
De los grupos desconocidos de los noventa, los Ben Folds Five eran los más conocidos. Rara vez se veía a un power trío cuyo instrumento principal fuese un piano, Hanson era un power trío pero su instrumento principal era un teclado, no un piano como el de Ben Folds. Al principio era un poco extraño escuchar las canciones pero a medida que el disco avanzaba uno empezaba a agarrarle el gustito a la cosa esta. Lamentablemente siempre fue un grupo muy under y no pegaron mucho más.

6.- Depeche Mode – Ultra (1997)

Depeche-Mode---Ultra
Hasta 1992, año en el que editaron Songs of Faith and Devotion, Depeche Mode era conocido por su música pegote y bailable y muy asociada con los ochentas. En ese año David Gahan se fue en la volá roquera. Tan ronckera que fue su volá que estuvo internado un buen tiempo en una clínica de rehabilitación. Cuando salió se puso a trabajar en Ultra, un disco que no se parece en nada a lo hecho por Depeche Mode antes. A pesar de que tiene un par de canciones pegotes y bailables, como It’s No Good, es un disco que tiene un sonido muy noventas y muy influido por el brispó.

5.- Green Day – Dookie (1994)

Green-Day---Dookie
A mediados de los noventas, el punk era un recuerdo poco recordado gracias a los ochentas y lo único que podía ser asociado a ello eran los primeros discos de Nirvana. Greenday, junto con Offspring y con una parada más vacilona que antisistémica, puso al punk nuevamente de “moda” entre la juventud. Que canción más colegial noventera que Basket Case o When I Come Arround. La parada contestataria es de esta década y el hecho de que suenen como Avril Lavigne también.

4.- Prodigy – The Fat of The Land (1997)

Prodigy-–-The-Fat-of-The-Land
Nunca le había tenido buena a la música electrónica, de hecho, me caía como el pico hasta que vi y escuché por primera vez Breathe. Fue como un combo en el hocico después de una patada en las bolas. A partir de ese instante me quedó claro que la música electrónica era mucho más que el techno de la Corona y que era posible rockear con teclados. Este disco me abrió la puerta para Atari Teenage Riot, KMFDM y Front 242.
Una mención aparte merece el look de Keith Flynt, quien era bien punketa después de todo, que era adelantado a la época.

3.- R.E.M – Monster (1994)

REM---Monster
A mi siempre me gustó R.E.M, pero generalmente cuando uno piensa en R.E.M, lo primero que se le viene a la mente es Loosing My Religion. Y lo segundo que se viene a la mente es Shiny Happy People, la volada de la felicidad y la huevá y esa cosa de la sonrisa no pegaba mucho en los noventas, así que agarraron sus mandolinas y las tiraron a la chucha e hicieron el disco más roquero que hayan hecho jamás. Tan bien les fue con este disco que al año siguiente de haberlo editado, 1995, firmaron el contrato de grabación más grande de la historia desde el de Michael Jackson, ni más ni menos que ochenta millones de dólares.

2.- Alice in Chains – Dirt (1992)

Alice-in-Chains---Dirt
Mientras Nirvana vendía su pescada y se cagaba ganando plata, que ahora disfruta la Courtney Love, AIC hacía sus cosas piolita. A diferencia de la gran mayoría de los granch de Seattle, siempre tuvieron una parada mucho menos mainstream que los otros grupos y su música siempre fue más oscura y mucho más cercana al heavy que al punk. En este disco es de esos en donde todas las canciones son buenas, además, están contenidos unos verdaderos himnos generacionales que marcaron a muchos como Would?, Angry Chair o Down in a Hole.

1.- Pearl Jam – Ten (1991)

Pearl-Jam---Ten
Para mi no es el mejor disco de los noventas, sino que es el mejor disco de toda la historia, por que además de que sale Evenflow, que es la mejor canción de la historia de la vida, representa todo lo que son los noventas. Esto si es grach, de lo más puro. A la mierda Nirvana y su pseudo depresión adolescente, esto si es rabia contra la vida y contra el mundo adulto que nos tenía cagados. Las canciones iban mucho más allá del “me odio a mi mismo y me quiero morir” y te dejaban la impresión de que uno como adolescente podía cambiar el mundo, aunque fuese agarrando a puteadas a los viejos. Pero bueno, lamentablemente los tiempos cambian y ahora la volada es ser correcto, no tomar y ser sensible.

Menciones Honrosas:

The Verve – Urban Hymns (1997)
Silverchair – Frogstomp (1995)
Tool – Aenima (1996)

Estos son los (mis) diez mejores discos de los años noventa.

Muchos se preguntaran por que no incluí alguno de Radiohead o por los Smashing Pumpkins. La respuesta es porque Radiohead siempre me ha parecido una mierda latera y tremendamente sobre valorada, igual que Nirvana, así que pueden agarrar el The Bends o el Pablo Honey o la huevá que quieran y metérsela de canto por el ojete. A los Smashing no los incluí porque, a pesar de tener un tremendo disco, ícono de los noventa, Mellon Collie & la cacha y la espada, la voz de Billy Corgan me chatea bastante.

Comentarios publicados en "Los mejores discos de los noventas"

¡Deja el tuyo!