Guiso: «En Chile tiene que haber una revolución francesa»

Publicado por Camilo Salas

Archivo: 1299 artículos

guiso-091

Por Mauricio Aravena
Fotos: Archivo Guiso

“Por los años 50 – me comenta Alejandro Gómez, voz y guitarra de Guiso– este sector era el antiguo Barrio Alto de Santiago”. Claro, no podría ser menos. En pleno Providencia, a pasos de Parque Bustamente está la “bati-mega-cueva” de Algo Records: una enorme casa que encapsula todo el proceso creativo de la banda; con una Toyotomi de por medio, una SNES para el entretenimiento y la grata compañía de Marcela Vázquez (colaboradora de Perrosky) moviéndose de un lado a otro. Grato ambiente.

Infaltables los músicos entrando y saliendo, abriendo cajas para sacar discos que servirán en un video clip que trabajan en uno de los estudios al fondo de la guarida; o simplemente pidiendo fuego para relajarse un rato. Movimiento inquieto y constante existe en la cueva poco secreta de la banda que, ad portas de lanzar su cuarto LP, ya saborea su estilo: extra large, bien comprimido pero con sello propio. Porque esa es la tónica de “Guiso” el primer disco homónimo del cuarteto integrado por Bernardita Martínez, Álvaro Guerra y los hermanos Gómez (Alejandro y Álvaro), con los cuales nos acomodamos para conversar.

¿Cómo fue todo el proceso de creación y grabación en este nuevo disco?

Álvaro Gómez: Fue bien rápido. Como que las ochos canciones las grabamos en un período de tiempo muy corto. Distinto al anterior (Es difícil hacer cosas fáciles – 2007) que fue lo primero que hicimos en digital; y me acuerdo que tuvimos muchos problemas con el computador cachai, como que se murió. Incluso estuvo guardado como ¿seis meses?

Alejandro Gómez: Son diferentes procesos de trabajo entre uno disco y otro. Tienen diferentes densidades y se refleja con lo que estaba sucediendo en la banda, no sé, por x situación. Pero como te digo, en Guiso trabajamos relativamente rápido; ya no existía la autoproducción, proceso que aprendimos con el tiempo. Aquí contamos con Pablo Giadach (Casino) como productor y estuvimos mucho más relajados.

Proceso nuevo para ustedes, pensando que el rol de “productor” dentro del mercado indie no es muy habitual.

Alejandro: Antiguamente existía más el productor dentro de un disco. Ahora no tanto y menos en toda esta movida independiente en la cual nos desenvolvemos. No se ocupa mucho o no hay mucha gente que tenga un conocimiento tan grande: saber de música, ser sensible auditivamente, cachar de instrumentos, micrófonos, formas de grabar; si no que se utiliza mucho más el instinto y Pablo tenía eso. Decidimos trabajar con él por lo mismo. Claro, existen muchas cosas afines, lo vemos siempre, nos ha visto en vivo y todo ese tipo de cosas que ayudan para que una persona pueda hacerse cargo de una pega así. Nos distribuimos mejor. Él supo bien lo que queríamos reflejar.

Álvaro: Fue mucho más segmentada la grabación y Pablo aportó una visión extra en ella. Ahora en el proceso, viéndolo como músico, uno tiene una ansiedad por sacar lo más rápidamente la cuestión. No te preocupai tanto de la mezcla ni la postproducción porque uno está ansioso. Ahora, contar con alguien que se dedique a eso, uno se relaja más y se concentra en lo que toca, que en lo demás. Claramente nosotros no hacemos algo así como rock pop para las radios, por eso la duración de los temas.

Creo que es un lujo para cualquier banda, hacer un disco con las características que tiene el suyo, en donde lo que se prima no es lo radial (respecto a la duración promedio de las canciones) como lo haría cualquier grupo que no tiene el rodaje propio de Guiso; si no que tener pocas canciones (ocho en total) y bueno, hacer lo que a ustedes les gusta.

Álvaro: Para nosotros, la gracia de este trabajo pasa por la frescura y como bien dices, no estamos ni ahí con la radio. Hicimos las canciones todas en el mismo período y fue rápido en su resolución. Quedamos contentos con eso. Logramos madurar el sonido y sentir que la música es propia de la banda. hicimos un tipo de canción que ahora podemos decir que es bien nuestra. Queremos que las personas cuando lo escuchen lo distingan como “ah, es Guiso”; tanto por sus guitarras cachai, como la batería. Es más bien rock desordenado. Somos nosotros po, ahora podemos decir que somos Guiso, cerrando una etapa y enfrentando una nueva con un sello en lo musical.

Alejandro: Canalizamos la rabia de otra manera. Cachamos para donde tirar en lo musical y maduramos. Grabamos a la antigua, de una y fue mucho más cómodo. Al principio, de hecho empezamos con “Algo records” y haciendo nuestros propios discos y con Guiso empezamos a experimentar. Pintábamos con spray los discos, se vendían y a la gente le llamaba la atención. Incluso fuimos la primera banda underground que tuvo tanta media, porque veían que la música que hacíamos estaba a la par con lo que estaba pasando en el primer mundo. Con el paso del tiempo hemos tomados diferentes caminos y nos dimos el lujo para hacer lo que queríamos.

guiso-2

Hay dos temas que inclinan la balanza y muestran ese grado de madurez. Se escapan de estas ocho canciones y son como una isla. Pasa con “Guiso” y “Sónicamente hablando”

Álvaro: El tema “Guiso” es de hace mucho tiempo, como del 99 ó 2000, por ahí; cuando recién nos habíamos puesto el nombre. En ese entonces la hacíamos con guitarra de palo. La tocábamos de repente, para versiones acústicas; incluso estuvo perdida por harto tiempo hasta que la encontramos y la adaptamos en el formato eléctrico. Funcionó. Es más, va ser el primer sencillo del disco.

Igual creo que tiene un poco de nostalgia rescatar un tema que se hizo en el inicio de la banda e incluirlo ahora en el trabajo con el cual ustedes se quieren consolidar

Alejandro: Igual nos encontramos con canciones que no valían la pena grabarlas, pero siempre es bueno buscar en la basura (risas)

Desde marzo que vienen presentando este nuevo trabajo en vivo, con tocatas en Santiago y posteriormente la segunda gira por Brasil…

Álvaro: Grabamos, nos pilló el verano y seguimos trabajando en la mezcla; luego vino marzo y quisimos soltar la mano con los temas nuevos. Después nos fuimos a calentar a Brasil. Es otro público, no hay tanto prejuicio, otra onda. Lo que pasa es que el brasilero de por sí no toma tanto, entonces puedes tocar a las tres de la tarde y la gente no va estar “guaaaaaa”: en esos casos, aquí por lo menos, tú no sabes sí la reacción es porque encuentran buenas las canciones o están dados vueltas; en cambio en Brasil el hueón es más entusiasta, se toma una cerveza y disfruta.

¿Este viaje salió por cuenta de ustedes?

Álvaro: Fue todo muy fortuito. El 2005 conocimos a “Autoramas” (banda brasilera) cuando vinieron a tocar acá, los trajo un productor y nos preguntó si queríamos participar con ellos. Al vocalista (Gabriel Thomaz) le llamó la atención nuestro flyer y particularmente que cantáramos en español: lo que pasa es que allá el 80% de las bandas de rock canta en inglés y solamente el 20% en portugués; entonces le gustó nuestra música en castellano y nos preguntó si queríamos ir a su país. Desde ahí todo fluyó más que nada por la amistad.

Alejandro: Claro, él viajó con nosotros y las hizo como de “tour manager”. Eso si con esta gira no ganamos ni un peso, pero tampoco gastamos tanto: todo lo que era pasaje, estadía y los lugares en donde tocamos pasó por él. El hecho de que en todos los locales tuvieran back-line, amplificadores, fue otra cosa para nosotros. Incluso en esta oportunidad no giramos con “Autoramas”, pero igual él nos acompañó en todo momento. Es que allá es como nuestro “Eddie Pistolas”: todo el mundo lo conoce.

guiso-3

¿Cómo salió lo de hacer un tema para Entel?

Álvaro: ¿Cómo supiste eso? (risas). No, en realidad no lo hicimos; nos llamaron y nos pidieron el tema Olé-Olé (del «4+1» – 2005). Un cabro de la productora se comunicó y nos dijo que si queríamos enviarles un par de canciones; se las mandamos y nunca supimos que era para Entel. Ahora anda a saber tú si la gente cachará que el tema es de nosotros o no…

Alejandro: Después nos dijeron que era para un comercial de la selección chilena y la canción es súper antisistémica, nada que ver con lo que quieren representar…

Álvaro: Claro, ahí nos pidieron que les enviáramos el puro coro porque realmente tiramos mierda para todos lados. Pero nos pareció simpática la situación porque igual pagan bien. Ahora, nunca la canción la hicimos con ese fin.

¿Y si les ofrecieran por ejemplo, hacer un tema para la Teletón?

Alejandro: No, ahí hay mucho compromiso. Te abanderái con algo na que ver. Yo creo que más adelante nadie se va a acordar de ninguna hueá; de hecho salimos en “Bienvenida Realidad” (TVN – 2004/2005) y en la banda sonora de “Angel Negro” (2000) y claro, fueron cosas que tomamos en el camino y ya. Es mucho compromiso. Incluso nos ofrecieron tocar en eventos políticos, como en la campaña de Lagos, pero no pasa na.

Álvaro: Somos apolíticos. Planteamos cosas súper globales, no tenemos una bandera ni negra ni roja. Hay gente que se las da de rockero porque hablan de ese tipo de cosas y la hueá, pero es su volá.

Pero si ahora mismo los llama Ominami…

Alejandro: Ta pelúa la cosa, yo creo que no. Es más, votaría nulo

Álvaro: En Chile tiene que haber una revolución francesa. Le cortaría la cabeza a todo el mundo…
Pero por ejemplo, hace un tiempo un amigo argentino me hablaba de Transantiago y me preguntaba por qué nosotros no habíamos hecho nada, no sé salir a las calles y dejar la cagá. Y no po, la gente anda en la micro con la cabeza agachada. A lo más los pingüinos nos enseñaron que se puede hacer algo, que tenemos derechos cívicos. Es a tan nivel lo chato que están todos, que las personas lo único que quieren es plata y les importa poco lo que pasa arriba.

Alejandro: Te cabrean po hueón. Me pasó que el otro día me estaban cagando con la cuenta del teléfono…

¿De Entel?

Alejandro: Sí po. Igual tuve que llamar para que me atendieran y esperé mucho. Al final te terminaí por rendir. Es tanta burocracia que constantemente te ponen a prueba para aburrirte y no hacer nada. El sistema hueón es así.


GUISO Presenta su nuevo disco homónimo este Viernes en Amanda.
Disorder regala invitaciones acá.

Guiso presenta Guiso
Viernes 29 de Mayo / 22:00 horas
Centro Cultural Amanda. Embajador Dougssinague 1767, Vitacura.
$4.000

Comentarios publicados en "Guiso: «En Chile tiene que haber una revolución francesa»"

¡Deja el tuyo!