Cat Power: Y verás como quieren en Chile…

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

cat-power-011

Enviamos a uno de nuestros cronistas al concierto de Cat Power en el Teatro Caupolicán y casi se queda dormido del aburrimiento. Es que el de Chan Marshall es un set cargado a las canciones ajenas en versiones lentas y que nada tienen que ver con su etapa de chica indie-grunge. O sea, usó y abusó de su último disco, y el más fome, Jukebox. Por otro lado el público se tragó todo. Y hasta aulló. Mira qué lindo. Lee la reseña a continuación.

Texto: Cristóbal Fredes / Fotos: Rosario Oddo

Ya ha transcurrido la mayor parte de un show sin altibajos –íntimo en el mejor de los casos, aburrido en el peor– y Cat Power se lanza con una canción que dice “Pintor nacido en mi tierra, con un pincel extranjero / Pintor que sigues el rumbo de tantos pintores viejos”. En el público, que esta noche ha estado más bien silencioso, se escuchan varios gritos de excitación y es ahí cuando me queda claro que éste es un concierto extraño. Esos “wuuus” eufóricos no tienen que ver ni con el hit que faltaba ni con una canción querida. El público se excita, sencillamente, porque Chan Marshall está cantando en español. Nada más.

La canción es un bolero de los años 40 llamado “Angelitos negros” (letra del poeta venezolano Andrés Eloy, música del mexicano Manuel Álvarez Maciste) una de las tantas canciones ajenas que Cat Power ha intentado hacer propia durante esta fría noche de invierno. Y con ella hace lo que hace con todas, incluso con las propias: le baja la velocidad. Como si el hecho garantizara una versión mejor, como el cineasta que cree que con planos largos las imágenes ganan automáticamente mayor interés artístico (en todo caso eso de bajarle el tempo a las canciones es ya un vicio del indie; ahí esta la “Superstar” de Sonic Youth o la “Don’t Cry” de Mogwai o cualquiera de las aburridas versiones que Ben Gibbard hace de temas pop de Michael Jackson o Cindy Lauper).

“Angelitos negros” es sí una de sus interpretaciones menos conocidas (viene en un disco extra en una edición limitada de Jukebox). Y el público, o buena parte de él, parece reaccionar como si fuese una de las más; pero no, sólo disfruta el hecho de que cante en español. Es curioso el público que Cat Power tiene en frente: son más de 4 mil que no cantan, que no parecieran reconocer su repertorio (a excepción de un par: “The Greatest”, “Lived in bars”) y varios hombres (y una mujer) le gritan con insistencia «rica» entre canción y canción. Éste es un buen ejemplo de esos conciertos, de esos eventos, a los que buena parte de la gente va porque “hay que ir”. Porque es Cat Power, porque es la niña bonita del indie (como si ser guapa, tocar guitarra y cantar lindo fuese algo demasiado difícil de creer). Pero no porque necesariamente haya una conexión emocional con su repertorio. Porque “es demasiado seca”, como escucharé decir a la salida a una chica.

cat-power-02

Desde The Greatest (2006) que Marshall dejó de ser seca en el sentido literal de la palabra: se despidió, al parecer para siempre, de esa aridez casi grunge que tenía su sonido – a lo Bill Callahan, a lo Kurt Cobain, a lo PJ Harvey– y empezó a sumergirse en en la calidez del soul, del jazz vocal y también del blues. Y desde Jukebox que la decisión se volvió más extrema, porque optó por hacer versiones políticamente correctas, y lentas, de canciones de otros. Canciones que, tal como la “Angelitos negros” que nuestros padres conocen mejor gracias a Buddy Richard o a Los Ángeles Negros, suenan infinitamente mejor en sus versiones originales. Qué decir de esa “Satisfaction”, que grabó en su primer disco de covers (The Cover Records) y que esta noche suena más somnífera que nunca.

Simpáticamente tímida, con una voz que no decae y que llena el lugar (aunque la banda toca increíblemente despacio), las canciones, las versiones, de Cat Power suenan bien y se ganan aplausos, de eso no cabe duda, pero no revisten mayor interés que las que pueden escucharse en un pub o bar de hotel cualquier fin de semana en Santiago. Tal como me dijo una amiga, que quizás fue demasiado lejos, pero a veces hay que ir lejos para decir lo que se quiere decir, Cat Power se ha convertido en algo así como la Norah Jones de la música indie. Después del concierto le encuentro cada vez más razón.

cat-power-03 cat-power-04 cat-power-05 cat-power-06

Setlist:

«Don’t Explain» (Billie Holiday) (Jukebox, 2008).
«Dreams» (The Everly Brothers) (The Greatest Limited Edition, 2006).
«Women left lonely» (Janis Joplin) (Jukebox, 2008).
«Silver stallion», (Lee Clayton) (Jukebox, 2008).
«Makin’ Believe», (Dolly Parton & Emmylou Harris)
«Lost someone», (James Brown) (Jukebox, 2008).
«Lord, help the poor & needy» (Jessie Mae Hemphill) (Jukebox, 2008)
«Fortunate son», (Creedence Clearwater Revival) (Dark end of the street EP, 2008).
«Metal heart», (Moon pix, 1998 / Jukebox, 2008).
«Sea of love», (Robert Plant & The Honey Drippers) (The covers record, 2000).
«The greatest», (The greatest, 2006).
«Lived in bars», (The greatest, 2006).
«Blue», (Joni Mitchell) (Jukebox, 2008).
«She’s got you», (Patsy Cline) (Jukebox Limited Edition, 2009).
«Song to Bobby», (Jukebox, 2008).
«Satisfaction», (Rolling Stones) (The covers record, 2000).
«Dark end of the street», (Dan Penn & Chips Moman) (Dark end of the street EP, 2008)
«Ramblin Woman», (Hank Williams) (Jukebox, 2008).
«Angelitos negros», (Andrés Eloy Blanco y Manuel Maciste Álvarez) (Jukebox Limited Edition, 2009).

Vuelta:

«House of the rising sun», (The Animals)
«The moon», (The greatest, 2006).
«Do ya», (Jeff Lyne)
«I don’t blame you», (You are free, 2002).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=1nmFETILWxQ[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ObTSVizKeQI[/youtube]

Comentarios publicados en "Cat Power: Y verás como quieren en Chile…"

¡Deja el tuyo!