Películas Ochenteras que Marcaron Época #2: Los dos Coreys

Publicado por Francisco Campos

Archivo: 473 artículos

No es posible hacer reseñas a la filmografía ochentera sin dejar de mencionar a dos principales íconos de las películas para adolescentes de aquella década: Corey Heim y Corey Feldman. Los Coreys interpretaron variados papeles y protagonizaron montones de películas transformándose en el prototipo de actor teen winner.

En esta nueva entrega de Películas Ochenteras que Marcaron Época revisaremos dos joyitas, las cuales obviamente tienen como eje central a dos de los mas grandes actores de toda la vida. No se por qué nunca ganaron un Oscar o un premio importante. Lo que sí se es que ganaron muchos millones y como buenas estrellas juveniles de los ochentas, ahora están sumidos en la drogadicción, el olvido y la bancarrota. Pero bueh, así es la vida.

1195066336_f.jpg

Generación Perdida

La tónica en los ochentas era cambiarle el nombre a las películas al momento de traducirlas. Tal fue el caso de The Lost Boys, AKA Generación Perdida, película de vampiros protagonizada por “ambos dos” Coreys y por el mítico joven pistolero Kieffer Sutherland.

Una mamá soltera y dos cabros adolescentes (uno de ellos Corey Haim) llegan a vivir a un pueblo de mierda en la costa norte de Estados Unidos. La película es relativamente pareja hasta que aparecen los vampiros porque hasta ese momento todo giraba en torno a los problemas de adaptación y las mismas basuras que las películas ochenteras para adolescentes.

El mayor de los dos hijos se mete con una padilla la que resulta ser una pandilla de vampiros liderada por el propio Kiefer Sutherland. Los únicos que se percatan de dicha situación son, por supuesto, Corey Haim y Corey Feldman, pero nadie les cree excepto un viejo desquiciado. Finalmente la pandilla de vampiros queda al descubierto y resulta que el vampiro más pulento no es Jack Bauer si no que… el director del colegio. Quién lo hubiese pensado.

Debo decir que es una de las mejores películas de vampiros que he visto porque no es pretenciosa ni tan tirada de las mechas como Blade, ni tampoco se mete en la volada dark y gótica, como las inspiradas en los libros de Anne Rice, que al final terminan siendo cualquier lesera. Por esta razón, en disorder.cl declaramos a Lost Boys como una película imprescindible.

dream06.jpg

Sueña un Pequeño Sueño

Honestamente hablando, me costó un poco entender esta película, situación que atribuyo al hecho de que la vi cuando tenía apenas diez años. Pero mi edad no me iba a marginar de ver una de esas películas de las que todos hablaban, sobre todos mis compañeros mayores de colegio, de manera que lo tomé como un deber social.

Corey Feldman y Corey Haim son dos amigos del colegio, viven un pueblo corriente y muy normal, el quid del asunto está en que Feldman está enamoradísimo de la mina de su mencionado mejor amigo pero los dilemas morales le impiden jugársela por la comadre, pero en el fondo lo único que quieres es echarle el portón abajo. Hasta aquí todo bien, el toque raro lo pone un anciano vecino de Feldman que hace unos experimentos meditacionales con su esposa que te permiten volver a vivir la juventud.

El experimento culmina casi inexplicablemente en que los vecinos de Feldman entran en los cuerpos del propio Feldman y en el de la mina de Haim. Aquí la cosa se pone media extraña y hay unas ideas un tanto confusas. El asunto es que el viejo vecino, atrapado en el cuerpo de Feldman, debe buscar la forma de recuperar su cuerpo y el de su esposa.

El cacho que tiene esta película es que a momentos uno no cacha muy bien cuando las cosas están pasando de verdad o cuando están pasando en un sueño, pero a grandes rasgos es una buena película. No de esas que trascienden en la historia del cine, pero buena para pasar una tarde en la que no haya nada más que hacer. Lo que más puedo rescatar de Sueña un Pequeño Sueño es que fue la primera vez que escuché «It´s the end of the world as we know it» de R.E.M.

Comentarios publicados en "Películas Ochenteras que Marcaron Época #2: Los dos Coreys"

¡Deja el tuyo!