A veces ganamos, otras perdemos: segundo día del FICV

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

Por Valeria Barahona

Caña de ron en mano, porque el tamaño supera cualquier concepto de vaso, pasamos al segundo día del Festival de Cine de Valdivia. El club de la pachanga oficial está lleno, y un montón de gente borracha va en línea a caer junto a su credencial.

-¿Pagái tú?

-No, me dan lata las filas.

-Puta oh, a mí también.

Salimos del local empuñando los vasos, ahora gratuitos, cuan trofeo de guerra. En Avenida Picarte hay un grupo ahogando sus penas, se ponen dadivosos y nos hacen un re fill: el cariño autóctono de la gente del sur no es mito. Seis horas más tarde, parte con un retraso de 20 minutos la conferencia sobre co-producción y cooperación audiovisual entre Francia y los países del Cono Sur. Esto es la gloria: una sala de 4×7 metros con unas 40 personas, cuya mitad son hombres de acento gutural, mientras que el resto son parte de la Orquesta de Cámara de Valdivia.

Pero los hombres guapos son otro tema. Philippe Valeri, Consejero de Cooperación y Acción Cultural de la Embajada de Francia en Chile, asegura la existencia de la necesidad de intercambio cinematográfico entre la república gala, nuestro país, y Argentina, ya que existen lazos importantes en materia de financiamiento, pero poco conocidos. Desde 1990 hasta 2010 se coprodujeron 10 películas chilenas, y esperan en la próxima década aumentar la cifra con la finalidad de emancipar la diversidad cultural en Latinoamérica a través del cine.

Francia debe de ser uno de los lugares donde más personas concurren a las salas, y en sus pantallas, gracias al Fonds Sud Cinéma, se pudo ver ‘Huacho’ de Alejandro Fernández en 2007, y ‘La Nana’ el año pasado. La gracia de esta ayuda es que abarca el término de la película para promocionarla en circuitos de festivales, y luego -si todo marcha bien- llevarla al área comercial. Si ya tienes la idea y comenzaste a grabar, pincha aquí para el Fonds Sud .

Y atento que estos son otros fondos que te podrían interesar.

Entro a ‘Metro cuadrado’ de Nayra Ilic sólo por tincada, y porque ganó el Fondo L90 de cine digital y el año pasado se llevó el premio Work in Progress del FICV, además de una mención del jurado de SANFIC 5. La historia es simple: una pareja joven comienza su vida en un departamento, pero son asediados por las visitas de los ex de ambos, junto al hijo que él tiene con su antigua pareja. Francisca, la protagonista, no termina nunca de desarmar las cajas de la mudanza, mientras que las plantas de su ventana se marchitan igual que la felicidad. A veces es necesario un funeral.

Luego me espera una fila de más de 200 personas que viven pegadas a la Blackberry y el iPhone. Todo el mundo tuitea mientras se abre la puerta para ‘Qué pena tu vida’. Comienzo a ubicar gente en mi timeline que puede estar más adelante, mientras Werne me pregunta entre risas si tengo entrada o pienso colarme de nuevo. Paso tercera gracias al gentil protectorado de @guilefreak.

En la sala 3 de Movieland salta un ratón y queda el griterío de minas, con un sujeto nos largamos a la búsqueda del pobre animal para sacarle una foto: todos tenemos derecho a nuestro minuto de fama. Llega el personal del cine y nuestro amigo de cola larga se escabulle perdiéndose para siempre en alguna cartera. Luego, en esa misma fila, se sienta Nicolás López junto al elenco, que aparece sin Ariel Levy, mientras los hombres babean con Lucy Cominetti y Andrea Velasco. Hay que reconocerlo: son guapísimas.

Pero las mujeres en la sala queremos a Levy A-HO-RA, por lo que comienzan a surgir indicios de protesta y peticiones de pololeo al sujeto vía Twitter. Claro, si a él lo patean con un mensaje de texto… Hasta que por fin aparece con una chaqueta gris que acentúa su atractiva espalda. Baba.

-Ahí tenís a tu hueón, pos- refunfuña a lo lejos @guilefreak.

‘Me gustaba bailar con ella en todos lados’ dice Javier, el personaje de Levy, y casi se me caen las lágrimas mientras hace girar a Sofía (Cominetti) en aquel puente de Providencia donde bailábamos con el Oso. No me aguanto y lo tuiteo con copia a él, que debe de estar en ese momento tirándose a su novia. Qué pena mi vida.

Comentarios publicados en "A veces ganamos, otras perdemos: segundo día del FICV"

¡Deja el tuyo!