In-Edit 2010: Cuatro documentales para delirar

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

Por Constanza Gutiérrez

No importa si no fuiste al Inedit por vivir lejos o por estar tapado de exámenes: siempre estará Internet para bajar las películas y verlas en tu casa. Aquí, recomiendo brevemente cuatro documentales para bajar, que si bien no deben ser los mejores presentados en el festival, no estaría demás verlos, por entretenidos e interesantes.

High on hope, es un documental del inglés Piers Sanderson estrenado en el 2009. Interesante, independiente del interés que puedas tener en el acid-house o no, porque el tipo de música podría ser simplemente un accesorio en esta historia: el documental relata cómo es que el acid-house pasó de ser un gusto de minorías a fenómeno mundial, pero más que nada nos cuenta la historia de un grupo de jóvenes que, aburridos de pagar caro por entrar a locales que cerraban a las dos de la mañana, decidieron hacer sus propias fiestas en fábricas abandonadas, con música que les gustara a ellos, y de cómo éstas fueron creciendo tanto que, de repente, había miles de británicos bailando ahí dentro, lo que les hizo ganar más de un enemigo. No es sólo otra historia de inglecitos de la clase baja, cesantes y aburridos, revelándose contra sus padres; probablemente sus padres ni siquiera estaban preocupados, eran los padres de otros los urgidos. Se trata de jovencitos que hicieron algo tan grande, movieron a tanta gente, que desestabilizaron al país completo. Por un rato.

Entrevista al realizador (está buena, pero en inglés): http://undeleted.wordpress.com/2010/01/03/interview-piers-sanderson-director-of-high-on-hope/

Another Green World, mi segunda recomendación, que está hecho por Nicola Roberts y trata sobre Brian Eno, es uno de esos documentales para la tele que hace la BBC, con recreaciones con actores de poca monta y todo: «el joven Eno pedaleando por su pueblo», o imágenes actuales del lugar donde vivió. Si acá en Chile «La Cultura Entretenida» contaba con programas como «Mira Tú» o, yo que sé, reportajes sobre salitreras o señores que aún hacen volantines, podrán notar que Brian Eno es tan importante allá como para tener su propio documental en la televisión abierta. Aclaro, eso sí, que si lo que esperan es una historia sobre los años 70 u 80, éste no es el caso, porque en aquí se cuenta sobre la infancia de Eno (colegio muy religioso, abuelo reparador de pianos, familia de carteros, etcétera), sin más que un par de menciones respecto a Roxy Music. Lo interesante es que muestran su estudio, su casa, su manera de trabajar y algunas otras ideas. El tipo es un genio y no creo que esté demás escuchar a alguien así hablar.

Lo pueden encontrar en Piratebay buscando «Brian Eno BBC Arena».



Upside Down
, la historia de Creation Records. Esta también es una historia de ingleses aburridos y desempleados, pero estos no se dedicaron a preocupar padres ajenos: lo que hicieron fue hacerle el peso, con un pequeño sello independiente, a los grandes como Warner y Sony, para luego venderse a este último.
La historia está contada según el éxito de las bandas que fueron fichando: Primal Scream, Ride, Teenage Fanclub, etcétera. Las drogas, los problemas de plata, el desorden dentro del sello y la manera de hacer los contratos antes de venderse: cuenta Noel Gallagher que todo fue un apretón de manos en un bar.  Y ahí mismo, con la aparición de los Gallagher, el fin de todo, y la venta que acabó con Creation.

Gainsbourg no es un documental, como los anteriores, sino una película que cuenta la vida de, cómo no, Serge Gainsbourg (sí, «el de la canción de los gemidos»). Dirigida por Joann Sfar y estrenada este año, muestra al cantante francés durante toda su vida: aventajado, despierto y como un niño judío de ocho años que debe arrancar al campo producto de la guerra. También como promiscuo y pintor joven que trabaja tocando el piano en bares o como un provocador compositor a encargo más tarde. Siempre, además, perseguido por un alterego, algo así  como la maldad que vive en él -también la genialidad- : un Gainsbourg gigante, como mono de supermercado, de características bastante exageradas (las manos, la nariz) del cual tarda en deshacerse.

Comentarios publicados en "In-Edit 2010: Cuatro documentales para delirar"

¡Deja el tuyo!