Andesground: de Marte a Los Andes

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

Por Vadim Vidal D.

Ustedes no lo saben, o quizás sí, pero la cumbia lisérgica es parte del pasado. Lo que se hace hoy en los laptops del continente es electrónica altiplánica. Vean los últimos lanzamientos del sello argentino ZZK Records si quieren corroborarlo. En Chile hay un sello recién creado, Konn, que va por lo mismo Y un par de antecedentes: lo hecho desde mediados de la década pasada por Mika Martini, el cerebro del netlabel Pueblo Nuevo. Y Andesground, el proyecto de Rodrigo Castro, otrora co-equipo de Sergio Lagos en Marciano, el dúo que mejor aprovechó el envión de electro-sushi de principios de siglo.

Castro se apresta a sacar Altiplano, su segundo trabajo como Andesgroud (el primero fue Andes on the moon del 2009), donde mezcla las sonoridades andinas de charangos, quenas, quenachos y guitarras acústicas procesadas por máquinas, con dub y música de baile. La fecha es el sábado 10 de diciembre a las 21:00 hrs. en el auditorio del GAM (el centro cultural by Puma) en el marco del festival MUTEK.

Ojo con las visuales, las que fueron registradas en el Año Nuevo Aymara por Mauro Bravo, las que se suman al diseño iconográfico andino de Leonidas Loyola. Todo coronado con una performance a cargo del colectivo argentino 12-NA. quienes se inspiraron en los Kusillos, bufones de los carnavales bolivianos, para hacer sus propios figurines sicodélicos con disfraces altiplánicos. Astro, anoten.

¿Qué ligazón tienes con la música andina, qué te llevó a fusionarla con la electrónica? ¿Es una búsqueda personal o una forma de llegar al mercado europeo?

Nunca he abordado la música como una moda o una búsqueda de “tips” o “moditas” para encantar algún mercado, la verdad es que estas sonoridades han estado siempre presentes en mí, desde mi niñez; mi padre, como hombre de radio, producía varios programas de corte folklórico y tuve acceso a discos que inconcientemente fueron quedando en mi memoria. Mi forma de hacer música es muy honesta y corresponde a un estilo de vida, nunca he buscando llegar a algún mercado. Aunque, claro, el mercado europeo hace algún tiempo está queriendo empaparse de una nueva sonoridad, ya que después de la invasión de laptop en la música electrónica el género se volvió muy homogéneo y monótono.

Hoy en día todo suena bastante similar, fenómeno que tiene mucho que ver con la tecnología, su evolución y el fácil acceso que tiene, cosa fantástica. Pero muchas veces termina jugando en contra ya que al momento de producir tienes una cantidad de ritmos y sonidos prefabricados que se pueden implementar en tu estudio y hacen el trabajo más fácil y, por ende, más plano. Pero varios amigos y colegas están volviendo a trabajar con hardware, que es básicamente lo que yo hago, para mí el software es simplemente mi herramienta de registro.

Andes on the moon lo publicaste con Dicap, ¿Por qué no sigues con ellos?

Editar con ellos fue un privilegio que se fue desvaneciendo con el correr del tiempo, ya que no cumplieron con los compromisos que debe asumir un sello con un artista. Relanzar un sello que fue tan importante en Chile, con un catálogo como el de ellos, era un compromiso gigante. Andeground iba a ser algo así como “la renovación del folklore”, pero comenzaron a dejar de ponerle energía al proyecto, hasta que cerraron. Luego me enteré que estaban trabajando en la campaña de MEO, lo que me pareció, por decir lo menos, una pena.

Marciano fue lo más parecido a estrellas de rock que tuvo la electrónica de la década pasada, ¿Qué pasó? ¿Por qué no siguieron?

Con Marciano hicimos muchas cosas y sin duda para muchos fuimos algo así como un fenómeno, ya que ayudamos a abrir un camino hacia una música que era poco comprendida y tenia muy poca cabida en los medios. Con trabajo, autogestión y perseverancia editamos cinco discos, realizamos más de 500 shows, tanto en Chile como en el extranjero, viajamos por América y Europa, tocamos en el Sonar, etc. Paramos porque era lo que teníamos que hacer después de ocho años de estar arriba de un avión o una van casi todos los fines de semana. Mucho trasnoche, mucho carrete y algo de ron también. Ese ritmo cansa a cualquiera, teníamos que dejarlo para volver a tomarlo y en eso estamos ahora, con un montón de energía, ganas, creatividad y nuestras máquinas montadas en el estudio. Estamos trabajando para hacer el mejor disco de Marciano, más maduro y teniendo claro que generará muchas expectativas. Dentro de unas semanas vamos a tener la página online con toda la discografía para descargar gratis, ver videos, fotos, locuras y anécdotas. Pronto www.marciano.cl.

¿Qué opinas de Sergio Lagos solista?

Primero que nada, Sergio es mi amigo, tengo un gran cariño y respeto por él y es reciproco. Esta pregunta me la han hecho muchas veces, creo que buscando alguna palabra de descalificación o para polemizar con el tema. Yo valoro a la gente que asume su rol musical con honestidad, y todo proceso creativo que involucre amor por lo que se hace me parece muy valorable.

Tienes un proyecto paralelo, Queltehue. ¿De qué se trata?

Es más sobre cultura sureña y mapuche. Mí objetivo es la revaporización cultural de las etnias y volver a un sonido mas autóctono logrando una fusión de ambos mundos. Si esto gusta al resto del mundo, fantástico. Con Condormusic, mi sello, queremos marcar un precedente, adoptando una postura de compromiso sobre la revalorización del folklore y cómo reinventarlo a partir de las nuevas tecnologías. Me parece que el cruce cultural entre ambas es muy coherente y que es una tendencia ya existente en Latinoamérica y, como toda tendencia, existen trabajos honestos y también poseros que van adoptando el nombre “folklore” y de las culturas de los pueblos originarios. Pero bueno, es parte del desarrollo de esta “tendencia”.

Mixtape:

Andesground NuFolkmixtape by condormusic™

Comentarios publicados en "Andesground: de Marte a Los Andes"

¡Deja el tuyo!