El parque fantasma de La Pintana

Publicado por Nicolás Rios

Archivo: 62 artículos

Por Rosario Góngora E

 

Hace un poco más de un año, la abogada Marta Sánchez (31), que representa a 42 familias de La Pintana, llevó, por primera vez, una noticia diferente a los vecinos. La querella por fraude al Fisco que acusaba a la entonces candidata Michelle Bachelet, a su ex ministro de Obras Públicas Sergio Bitar y al actual ministro de Hacienda, Alberto Arenas, había sido aceptada por la Corte de Apelaciones.

Los aplausos no se hicieron esperar. Los vecinos de La Pintana llevaban más de seis años intentando ser escuchados y no fue hasta el tercer intento que la querella dio curso a sus demandas.

“Podrá demorarse ocho año en darnos una respuesta, pero por fin se hará justicia”, dice con una sonrisa en el rostro Roxana Ramírez, vocera de las 42 familias y principal gestora de la querella. En 2010 el presidente Sebastián Piñera inauguró la autopista Acceso Sur a Santiago, que desde el inicio de su construcción, durante el gobierno de Ricardo Lagos, prometió acortar los tiempos de traslado para entrar y salir de Santiago por el lado sur.

La carretera hoy está en funcionamiento. Sin embargo, el costo que significó debido al tiempo que demoraron las obras, los escombros acumulados a solo metros de las casas y el agrietamiento de las viviendas aledañas producto de las tronaduras, convirtieron a la zona en un lugar hostil para vivir.

Según los informes entregados por la Contraloría General de la República – máxima entidad fiscalizadora del Estado– , tres firmas habrían autorizado, en 2008, el traspaso de 30 mil millones de dólares a la concesionaria Autopista del Maipo S.A, empresa a cargo de la obra y presidida entonces por Herman Chadwick, primo del ex presidente Sebastián Piñera.

Bachelet, el entonces ministro de Obras Públicas Sergio Bitar y el ministro de Hacienda subrogante de la época Alberto Arenas serían los responsables de que ese movimiento se efectuara sin la debida ratificación de una comisión arbitral que autorizara el traspaso de fondos, la forma en que comúnmente se entrega dinero estatal a privados.

1_Ministro Bitar_Presidenta Bachelet

La querella actual busca demostrar que los fondos estatales entregados a la Autopista del Maipo S.A, fueron en beneficio de ésta y no para la construcción de un parque, medida de mitigación establecida en el contrato del MOP con la concesionaria para solventar las consecuencias de la construcción de la autopista en la comuna. De comprobarse esto, las 42 familias serían indemnizadas por 40 millones de pesos cada una por los daños ocasionados.

 Los inicios del problema

Hace 22 años que Roxana Ramírez (53) vive con su marido y sus seis hijos en la Villa La Ópera de la comuna de La Pintana. Por la misma fecha, la empresa concesionaria Autopista del Maipo S.A les presentaba a los vecinos de la comuna la creación de un parque de 20 hectáreas que se construiría en compensación por la construcción de la infraestructura vial Acceso Sur de Santiago en el sector.

Ramírez y el resto de los vecinos estaban esperanzados, ya que el nivel de hacinamiento de la comuna y las pocas áreas verdes del sector les presentaban esta alternativa como un avance en la calidad de vida de todos.

Se trataba del Parque Bicentenario de la comuna de La Pintana. El proyecto presentado por la concesionaria ofrecía ser una de las grandes obras entregadas en la conmemoración de los 200 años de Chile. Si bien la construcción significaba un costo para los vecinos al interrumpir la rutina de su barrio, “el sueño de tener más áreas verdes en la comuna valía ese sacrificio”, dice Roxana.

 Hoy no hay rastro del parque.

“Se talaron todos los árboles y quedamos entre tierra y desierto”, explica Roxana para referirse a diciembre de 2003, fecha que comenzó la construcción del Acceso Sur de Santiago. La calle La Serena, principal vía donde pasa la autopista, fue destruida por completo. Se hicieron hoyos en el suelo y se dejó la obra a tajo abierto donde en algunos sectores quedó a 50 centímetros de las casas.

Cuatro años después, los trabajos seguían sin muchos avances y la mala calidad de vida permanecía intacta. “Nos dejaron aislados”, cuenta Ramírez cuando se refiere a las murallas de tres metros que quedaron permanentemente y que separaban a la comuna de La Pintana en dos.

“No podían pasar las ambulancias, no podíamos acceder a los colegios para ir a dejar a nuestros niños. El sector se hizo malo y violaciones y balaceras eran pan de cada día”, afirma la vocera de los vecinos.

En 2007 la situación de encierro para los vecinos entró en colapso. El accidente de un menor en los escombros de la construcción movilizó, por primera vez, a toda la comuna.

“Salimos a las calles a protestar. Nos tomamos La Serena con Santo Tomás. Nos instalamos con carpa, cocina y olla común. Éramos más de 500 familias disconformes”, cuenta Roxana. Así permanecieron todo un año instalados, hasta que a fines del 2008 fueron sacados a la fuerza por carabineros para que desalojaran el lugar. “Nos aplicaron la Ley de Seguridad Interior del Estado, nos pegaron y nos llevaron presos”, agrega la vocera.

Apoyada por la Ley de Transparencia, Roxana Ramírez, decidió investigar lo que para ella parecían negligencias por parte de la concesionaria. “No era posible que llevaran cuatro años de edificación y no supiéramos nada del parque. Somos ignorantes, pero igual nos dimos cuenta de que algo estaba pasando”. En 2008 conversó con trabajadores y guardias de la construcción. Leyó informes y contratos. Y llevó todos los antecedentes a un par de abogados dedicados a causas sociales, además de solicitar una auditoría a la concesionaria a través de la Contraloría.

Según lo estipulado en el contrato de la autopista, era obligación de la empresa aceptar las condiciones que establecía la Comisión Regional del Medio Ambiente (COREMA) en el informe del Estudio de Resolución Ambiental. En él se establecía que la compensación por la construcción en el sector de La Pintana sería el parque de 20 hectáreas. Sin embargo, ni la concesionaria ni el MOP reconocieron esta parte del contrato.

bitar

Sergio Bitar, ministro de Obras Públicas de la época, asegura que sí existían irregularidades por parte de la concesionaria hacia los vecinos, pero éstas sólo estaban relacionadas con el cumplimiento de tiempos de la construcción. No en el proyecto del parque. “Cuando se hizo el estudio de las posibles medidas de mitigación en el sector, hubo varias solicitudes y entre ellas se presentó la creación del parque, pero ésta nunca fue acogida. Por lo tanto no está contemplada en ningún documento oficial”, explica el ex jefe de la cartera.

Captura de pantalla 2015-01-05 a la(s) 19.11.14

Así comienza la demanda contra la ahora Presidenta

Irregularidades en los gastos

El informe final que entregó Contraloría a Roxana Ramírez reveló datos importantes para la investigación. El documento indicaba que la empresa declaraba haber pagado 1 millón 200 mil pesos a cada guardia por concepto de sueldo. También se indican 830 millones de pesos por  lavado de ruedas y carrocerías de los vehículos a cargo de las obras. Otro ítem es el de combustible, por el cual se habría pagado 592 millones. Todos estos montos fueron considerados excesivos por los querellantes.

El contrato que celebró la Autopista del Maipo con el Estado de Chile fue firmado a suma alzada. Esto significa que la empresa no tiene por qué acreditar cada uno de los gastos de la construcción. El error -según la abogada Marta Sánchez- es precisamente ése. “¿Cómo puede ser que se establezca un contrato con esas características si estamos hablando de plata de todos los chilenos? Esos gastos debiesen estar con mayor razón al detalle”.

Sergio Bitar, por el contrario, afirma que es común celebrar contratos a suma alzada en las concesiones de autopistas. “Todos los contratos que realizamos los hacemos así, ya que se delega todo el riesgo en el constructor. Postulan las empresas y gana quien presente el menor gasto del proyecto”, agrega.

En la querella se acusa explícitamente a Michelle Bachelet, Sergio Bitar y Alberto Arenas por la intención clara –según los querellantes- de beneficiar a la empresa en perjuicio de los pobladores con la entrega de los 30 mil millones de dólares sin la debida aprobación de la comisión arbitraria.

“La negativa de la autoridad en reconocer su obligación de construir el parque comprometido, derivaba en el beneficio de esta empresa concesionaria. Los recursos, en vez de ser destinados a la construcción de nuestro parque, terminaron dentro del patrimonio de Autopista del Maipo S.A.”, enfatiza la vocera Ramírez.


Captura de pantalla 2015-01-05 a la(s) 19.19.25

El día de hoy

 El pasado 17 de mayo pasado, la ahora Presidenta Bachelet hizo un anuncio de nuevos parques para varias comunas del país.  El programa incluye a La Pintana, donde se construirá el Parque el Roble, el cual tendrá un valor de 785 millones y su extensión será de 11 mil metros, lo equivalente a1,1 hectárea. Una cifra muy por debajo de las 14 hectáreas prometidas a los vecinos del sector.


Captura de pantalla 2015-01-05 a la(s) 19.10.24

 Roxana Ramírez se está cambiando de casa. Tras los 22 años que lleva viviendo en la comuna, tomó la decisión de cambiarse a Quintero. “Me cansé del barrio, de la delincuencia, de los malos tratos”, comenta. Asegura que si bien no vivirá en La Pintana, seguirá con la querella hasta el final. “Me lo prometí a mí misma”, señala. “No descansaré hasta que se construya el parque”.

REVISA LA QUERELLA CONTRA BACHELET

 

 

Este texto fue enviado por Rosario Góngora y originalmente fue escrito para un trabajo de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Disorder no reclama para sí ningún tipo de derecho sobre esta obra.

Si quieres participar y enviarnos tus reportajes, crónicas o documentales, escríbenos a staff@disorder.cl

 

Comentarios publicados en "El parque fantasma de La Pintana"

¡Deja el tuyo!