Balada do louco: Lo bello que fue el Festival En Órbita

Publicado por Cha Giadach

Archivo: 955 artículos

DSCF6156Textos por Cha Giadach y Juan Pablo Prado.
Fotos bandas: Rosario Oddo.
Fotos público: Catalina González P.

LA ALZADA DE LOS RARITOS
Por Cha Giadach
DSCF5973Muchos quedamos insolados, cansados, sudados, borrachos y drogados. Pero todo eso valió la pena. Si bien no fue un festival de multitudes, como tantos otros a lo largo del año, fue el publico preciso. ¿Por qué preciso? Porque el tipo de música que presenta el festival En Órbita es eso: PRECISO. Es música del nicho del nicho del nicho, por donde se le mire. Eso lo explica la casi absoluta ausencia de marcas (creo que sólo estaba la compañía del edificio en forma de celular) porque debe ser una propuesta extremadamente difícil de vender. Y eso se agradece. Porque hay publico al que no le importa, pero existimos otros un tanto cansados de ver a teams de marcas caminando por los festivales ofreciéndote mercadería barata y rogándote por fotos para subir a sus malditas redes sociales. El negocio del “Me Gusta” y todas esas cosas. Pero no deberíamos hablar de eso, volvamos a eso de «lo preciso».

El En Órbita es un festival hecho con cariño, con dedicación, con viajes por todo el mundo buscando contactos y convenciendo a mucha gente que en Chile pasa algo. Si bien muchos malhumorados de mierda lo tratan como eso de la “cuicodelia”, por lo menos son escuchados y somos hartos, tantos como para organizar un festival. Un mezcla de bandas de culto de todas las latitudes y bandas jóvenes chilenas que son escuchadas en todos lados, desde Estados Unidos a Japón. La barrera del ingles ahuyenta a muchos, pero por un día eso se olvido y todos estábamos dispuestos a quedar sordos.

Screen Shot 2016-01-13 at 4.27.37 PM
 
Desde este raro rincón llamado Disorder. Un sitio que a veces funciona y que a veces no, les damos las gracias por al fin hacer un festival hecho para raritos como uno. David Bowie estaría orgulloso y Lou Reed también. Tanto nosotros como el público asistente somos los hijos bastardos de un ruido que los demás no entienden y es lindo que todos nos juntemos un rato a compartir lo que somos. Una manga de antisociales que se gasta el sueldo en vinilos, conciertos, tocatas (si a veces pagamos por entradas aunque no lo crean) y comida chatarra. Muchos de los miembros de las bandas que pasaron por los escenarios del Espacio Broadway tratan de sobrevivir atendiendo mesas o trabajando en cosas chicas para dedicarle la mayoría del tiempo a esa cosa maravillosa llamada música. Nos estamos pasando de la raya, lo admitimos, pero nunca pensamos que podríamos ver desde Os Mutantes, pasando por Los Mirlos, terminando con The Sonics y los Dandy Warhols. Normalmente uno tendría que viajar, y bien lejos, para ver este tipo de actos. Pero no, todo esto ocurrió un 9 de enero en Chile y sólo tuvimos que viajar unos cuantos kilómetros hacia la costa luchando contra el sol y el viento. Que viva la música y cuenten con nosotros para seguir creciendo como una epidemia, una bella epidemia.

CUANDO LA MÚSICA VOLVIÓ A SER LO MÁS IMPORTANTE
Por Juan Pablo Prado.
DSCF6256Yo suelo ser súper pelador con los festivales. Es más, ya no lo paso bien en los ellos. No me gustan los carteles, ni los blogs que hacen notas sobre el porqué de la ropa que te pusiste Me parece extraño ese fenómeno que se está dando en todos lados: los festivales son más un evento social, que un día para rendirle tributo a las bandas que te gustan. Excepto con En Órbita en su primera versión.

Si no estuvieron en el festival, lo sentimos mucho. El sábado pasado en Espacio Broadway se le rindió culto a todo lo que los grandes eventos están olvidando: la música.

Llegamos de los primeros, el sol pegaba fuerte y poco a poco los que éramos un puñado de entusiastas por no decir los mismos de siempre (te pensamos @cortandoelaire), con el pasar de las horas se transformaron en una buena cantidad de público que se movía de un escenario a otro, hora tras hora.

Screen Shot 2016-01-13 at 4.30.04 PM
 
In Corp Sanctis fueron los encargados de entregar las primeras dosis de psicodelia. 10 puntos el primer show de estos argentinos en Chile que por todos lados se les escapa Pescado Rabioso y con uno de ellos con el brazo quebrado lograron prender la mecha de un festival increíble por donde se le mire. Y si lo primero fue psicodelia pura y dura como un trip en el ojo, lo de Trementina, Vuelveteloca y Magaly Fields fue #aloloko, porque hasta la ruta 68 se escucharon las olas de acoples de estos cabros que están llevando la bandera de esta escena que creíamos perdida y que toma la posta de los primeros años de los dos miles ¿Chile paraíso del pop? MIS PELOTAS.

De ahí en adelante, En Órbita comienza ganar cada vez más categoría en los shows que marcan la tarde. Pasan Aguaturbia y Guiso que son los primeros en arrancar las ovaciones y los coritos. Todo pulento y buena onda, la gente comenzaba a llegar y ya no éramos los mismos de siempre. Las cervezas se agotaban pero pico, se reponían rápidamente, incluso el mismo Álvaro Gómez (Guiso-Perrosky) andaba acarreando cajas, mientras que los A Place to Bury Strangers se paseaban entre el público con total tranquilidad. Nadie pedía fotos, nadie sacaba un palo selfie, nadie conversaba mientras las bandas tocaban. Todos estaban siendo aplastados por Radio Moscow que llevaron hasta primera fila unos cabros chicos chascones que no dejaban de hacer headbanding y luego con los nacionales The Holydrug Couple, Crocodiles y The Dead Meadow que llevaron este festival a otra dimensión. Pero lo mejor estaba por venir.

Lo de A Place to Bury Strangers fue OTRA WEA y no lo digo de fan boy, es que puta que se agradece la entrega en el escenario y la complicidad con el público. No es que lo más importante de su show, sea ver como lanzan por el aire guitarras y verlas estrellarse en el piso, ni menos que se metan entre el público básicamente a webear. Lo bueno del show es que te llevan a un estado primal y luego al susto  de un minuto a otro. APTBS te recuerdan canción tras canción que pese a las modas, el rock and roll no morirá jamás.

Si lo de APTBS fue uno de los puntos altos, lo de Los Mirlos fue una fiesta en lo más profundo de la amazonía peruana. Y acá hay un acierto de En Órbita: no olvidarse de que somos sudacas y la cumbia nos viene mejor que cualquier otro ritmo, porque la cumbia es democrática, la bailan todos,  nos vuelve completamente locos y eso, Los Mirlos lo saben. El baile me deja destrozado, estoy completamente insolado y me voy a los carritos a zamparme un completo sentado en el pasto mientras la Camila Moreno despliega toda su potencia. Converso con el Cha y creemos que la mejor versión de Camila es en vivo, sus disco son buenos, pero su formato en vivo es impactante. Camila, creemos que te amamos. Pero esta noche, nuestro corazón está reservado para Os Mutantes.

La banda que aún mantiene en pié Sergio Dias nos hizo despegar en su primera visita al país. Tener frente a ti a una de las bandas más importantes del rock no sólo aquí en el continente, sino que en el mundo no es algo de todos los días y eso lo vi en gente que tenía al lado mío, gente que lloró un poco con Balada do louco y bailó con Minha Menina, lo vi en Felipe Cadenasso que estaba a metros míos aplaudiendo a más no poder. Os Mutantes es la gloria y los que seguían estaba a la altura: The Sonics, mierda. ¡THE SONICS!

Screen Shot 2016-01-13 at 4.31.36 PM
 
Patá en el hocico, eso fue y eso siguen siendo los Sonics. Los papis de todo el sonido garage que tanto te gusta, es culpa de ellos. La influencia de Nirvana, Japandroids, Jack White y tantos otros estaba en Santiago pateando traseros y armando el baile con Have Love will travel, The Witch y Psycho. Un lujo, como todo lo que pasó en este festival.

La dupla Föllakzoid/Atom fue pura calidad. Calidad de esa que no se ve por estas latitudes. Si cada uno por separado ya son una explosión de universos, los dos juntos son un baile de hoyos negros que aspiran y escupen materia hasta el infinito de la música. Son difíciles de describir si no se presencian en vivo.

Los platos fuertes: Él Mató a un Policía Motorizado y Dandy Warhols fue exactamente lo que se esperaba. Por un lado los argentinos confirmaron que al publico chileno, especialmente a los más jóvenes que nosotros, le gusta este tipo de música. Y los Dandy Warhols confirmaron lo mismo pero para cabros un tanto más viejos. Un matrimonio de gustos musicales que convergieron una noche donde todos estaban abrazados, coreando y al fin queriéndose.

Screen Shot 2016-01-13 at 4.37.09 PM
 
Larga vida a En Órbita, larga vida porque por fin, un grupo de personas decidió a apostar por un festival donde la música y nada más que la música sea lo más importante. Si así van a comenzar todos mis veranos, que sea por siempre.
Felicidades Doll Music.

¡Y acá abajo todas las fotos!

Obvio que no íbamos a faltar al En Orbita. Acá algunas lindas fotos por Rosario Oddo.

Posted by Disorder.cl on domingo, 10 de enero de 2016

Seres humanos, gatos, extraterrestres y astronautas gigantes se juntaron este sábado recién pasado en el Espacio Broadway para celebrar el En Orbita. Búscate y etiquétate. Fotos por Catalina González P.

Posted by Disorder.cl on martes, 12 de enero de 2016

Comentarios publicados en "Balada do louco: Lo bello que fue el Festival En Órbita"

¡Deja el tuyo!