6 cosas que te pasan viendo Lemonade

Publicado por disorder.cl

Archivo: 1853 artículos

Por Catalina González P.

Todo Internet sabe qué pasó el sábado en la noche en el HBO. 7 directores hicieron el álbum visual que Beyoncé estrenó, incluyendo al mítico Mark Romanek (Scream? Hermanos Jackson?). Consígalo, experiméntelo. Es lindo, es chulo, es real –se supone, igual nos ponemos paranoicos con estas cosas-. Es música, es tele, es amor, es desamor, despecho, miedo, rabia, y tanto amor que amor otra vez. Es como una montaña rusa del Disney pa grandes. Es un poco así:

1. En tu cabeza suena Destiny’s Child pero a los 2 segundos cachai que esto es distinto, es en serio.


Empiezas sospechando si será otro poemita-tipo-Lana-del-Rey, pero empieza una canción y al toque cachai que hay que concentrarse, que esto no va a ser tan divertido. Beyoncé va a explicarle paso por paso a su marido, Jay Z, TODO lo que le pasó a ella cuando él le puso el gorro-o-algo-así (según la net calza con rumores pasados), y le rompió el corazón. Conchalevale.

2. Beyoncé te convence de que todas somos Beyoncé


“Me recuerdas a mi papá, un mago, capaz de existir en dos lugares al mismo tiempo. En la tradición de los hombres en mi sangre, llegas a la casa a las 3 de la mañana y me mientes. ¿Qué estás escondiendo? El pasado y el futuro se unen para encontrarnos aquí. Qué suerte. Qué maldita maldición.”
En 3 líneas Beyoncé pasa de lo personal a lo familiar, y de ahí a generaciones de daddy issues. Tiene miedo, se vuelve media loca, hasta que pregunta: “Are you cheating on me?” y todo se va al chancho, LA-ESCENA-DEL-AGUA. Nunca en tu vida has estado o vas a estar en ese edificio, con ese vestido, con esa cantidad de agua… pero hemos estado ahí, conocemos el sentimiento, por algo se dice “desahógate no mah”.

3. Se te cruza la Karen O y por fin puedes respirar un poco


Después de ese mar de emociones, te pillas bailando en tu puesto al ritmo de un bate de béisbol que va de la mano de Beyoncé destruyendo todo. Tu cabeza juega contigo: conoces esta canción. La puedes cantar incluso. Wait! They don’t love you like I love you. Es Maps!!! Es la rabia máxima con un relajo que hasta tiene bocinas de reguetón de fondo. Que lindo por la chita.

4. En tu interior le echas la foca a Jay Z

Obvio, esto se veía venir. Beyoncé le pregunta:
“Por qué no me puedes ver!? Todos los demás pueden…”
… y esa huevá se te clava en el corazón; a estas alturas Beyoncé ES tu BFF y quieres matarlo, tal como quiso Solange, la hermana chica de Beyonce, hace un par de años***. Y ella ahí, con su squad en algo parecido a la micro carretera, estoica, cantando sonriente: Middle fingers up! Put them hands high! Wave it in his face, tell him BOY, BYE!” Y te la aprendes rápido y levantas tus dedos del medio. Pa ti Jay Z, deberíai dar la gracias, estos hits te van a salvar el culo con tu famoso Tidal. Ni el Kanye a punta de demencia en twitter pudo.

5. Te das cuenta de que ni el Kanye, ni Bernie, ni Hillary: Beyoncé debería ser Presidenta. Del planeta.


Beyoncé es una ONG en sí misma, poniéndole altavoz a los derechos partiendo por el feminismo. Un feminismo hermoso, aunque ni sé bien cómo llamarlo porque creo que ya ni necesita ese nombre. Ni ningún nombre. Ya no es un llamado de atención, no es una pelea. Ya no andamos preguntando si podemos pensar/opinar/votar/caminar-sola-por-aquí/ ni nada. “Permiso”, pasar, seguir nuestro camino, y listo. ¿Qué vamos a andar preguntando cuándo sabemos perfectamente pa dónde vamos y hasta donde queremos llegar? ¿Qué va a andar contándole a una revista qué pasó con Jay Z? Ella nos cuenta la historia como ella quiere contarla. Permiso. Acción. Play. De repente Malcom X suena y esto pasa del género a la raza. Beyoncé paseándonos por temas que importan. Un rato después se sumarán mujeres negras que lloran con las fotos de sus hijos asesinados por policías blancos. Y eso que ni hemos mencionado todos los cameos y colaboraciones, pero a estas alturas ya salió hasta Serena Williams. Y Jay Z, obvio, acurrucado a los pies de la reina. Lemonade es una historia que conocemos, por algo dicen que existe solo una historia, un mito universal llamado “El viaje del héroe”.

6. Conchetumami, te das cuenta de que Beyoncé es superpoderosa.


Beyoncé, como Luke, tuvo que irse a la chucha pa tener la sabiduría pa enfrentar lo que pasó y salir ganadora. La fórmula? la limonada de su abuela, arréglatelas con las cosas que están en tu cocina, sé tu alquimista (puta Coehlo te echaste el concepto), y pasa la receta de generación en generación. Eso es #GirlPower Mujeres en fila se meten al agua, renacen, reconocen que no hay mucho qué hacer cuando reconoces al amor de tu vida, y sí, puedes incluso perdonar. La magia negra acaba de dejar de ser algo malo. Qué ganas de que hubiera un call center con la infinita sabiduría de Beyoné, tengo un par de preguntas que hacerle. Gracias por llamarnos a formarnos. Y por ser de esta época, porque estoy segura de que, en otra, el domingo mismo te hubieran quemado en la hoguera.

Comentarios publicados en "6 cosas que te pasan viendo Lemonade"

¡Deja el tuyo!