Salten cuando todos estén tristes o una crónica de la U. de Chile y su bandera gigante.

Publicado por Juan Pablo Prado

Archivo: 46 artículos

Este fue un fin de semana futbolizado. La tabla de posiciones quedó sabrosa con 4 equipos luchando por la punta y con Colo-Colo fuera de la lucha por el título tras el farreo incomprensible que se dieron en San Carlos de Apoquindo.

Esta vez no repasaremos las mejores jugadas, las polémicas de la fecha y tampoco al jugador experto Easy. Vamos a hablar de un hecho particular en el partido entre la U. De Chile y Deportes Iquique. Un hito que no tiene comparación en el fútbol nacional considerando la pésima campaña que han exhibido los del cuadro laico.

Porque no hay forma de explicar que tras un año y medio de fracasos, el recuerdo latente del descenso, problemas de camarín y la temporada de Beccacece como DT, la parcialidad de la U. De Chile  haya logrado que lo ocurrió este sábado en la celebración del “Día de Hincha Azul” y el despliegue de la bandera más grande de Sudamérica, como muestra de un amor incomprensible. Porque permítanme aclarar un punto: Si hay una hinchada completamente pasional en Chile, esa la de U.

Porque de verdad ¿Cómo se explica que este sábado hayan repletado el Nacional? ¿Cómo se explica que pese a cargar con una historia con más sin sabores que glorias, no hayan parado de cantar canciones que hablan más del sacrificio que del sueño de ser campeón?

Es extraño y admirable que se le exija a los jugadores “poner huevos”, jugar con el corazón o trancar con la cabeza si es necesario. Quizás es porque entienden que el éxito es sólo efímero, porque la historia antes del 2011 fue siempre soñar con una gloria esquiva y mirar de reojo al archi rival.

Dicen que son hinchas de su hinchada, ellos dicen que la U es grande por su gente y yo creo más en lo último. La U es grande porque nos recuerda al Chile que lucha y que persevera hasta el límite de sus capacidades, que pese perder y seguir perdiendo, seguirá poniendo el hombro e inflará el pecho orgulloso de lo que es. No por amar la gloria, ni por una nueva estrella bordada en la camiseta

Lo del sábado fue una muestra de amor enfermiza y hermosa, un ejemplo de lo que debe ser una fiesta del fútbol para toda la familia y que ojalá siga ocurriendo de ahora en adelante en muchas más canchas. Porque este día será recordado como un hito más, casi como un nuevo campeonato en el firmamento azul, porque lograr lo que lograron Los de Abajo es un triunfo para el fútbol en su totalidad y un golazo de media cancha  al Plan Estadio Seguro.

Este 5 de noviembre, una vez más los hinchas del Bulla juraron no abandonar su Club  y lo seguirán haciendo hasta ir más allá del horizonte.

¿El resultado final? Da lo mismo, fue una anécdota.

Felicitaciones Universidad de Chile. Que ese amor que siente su barra, pase de la galería hasta la cancha sin importar el resultado y que por fin,  jueguen como lo haría un hincha.

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=lcxYMyct2oU[/youtube]

Comentarios publicados en "Salten cuando todos estén tristes o una crónica de la U. de Chile y su bandera gigante."

¡Deja el tuyo!